RSS

Archivo de la etiqueta: perdón de pecados

Abel creyó el Evangelio y Ofreció un Sacrificio a Dios para Su Satisfacción


Abel Believed the Gospel and Offered a Sacrifice to God for His Satisfaction. Gen. 4:4, And Abel also brought an offering from the firstlings of his flock, that is, from their fat portions. And Jehovah had regard for Abel and for his offering.Abel, Enós, y Enoc, nos muestran una manera práctica de como nosotros como creyentes podemos experimentar y disfrutar a Cristo como nuestra vida y vivir una vida vencedora.Abel, Enós, y Enoc, nos muestran una manera práctica de como nosotros como creyentes podemos experimentar y disfrutar a Cristo como nuestra vida y vivir una vida vencedora.

En Abel vemos concretamente cómo el disfrutaba a Cristo como sus ofrendas para poder tener una base sólida en cuanto a su vivir – hoy tenemos que lavar nuestras ropas para que tengamos derecho a comer del árbol de la vida (Apocalipsis 22:14).

Abel también participó y presentó a Cristo como sus ofrendas, sabiendo que no tenía ninguna otra base y fundamento de pie, excepto la redención judicial de Cristo. Como resultado de ello, lo que se constituyó en Abel fue Cristo como su justicia.

¿Qué más podemos ofrecer a Dios por nuestros pecados y transgresiones sino a Cristo mismo como la realidad de todas las ofrendas? Ante Dios no tenemos otra posición, excepto la perfecta redención judicial realizada por Cristo mediante Su muerte en la cruz.

Abel fue nuestro modelo, creyendo en el evangelio que le fue predicado a él y a su hermano por sus padres, y ofreciendo a Dios un sacrificio conforme a Dios y para la satisfacción de Dios.

Hay una manera en que podemos ser vencedores – simplemente necesitamos cuidar del propósito de Dios y ofrecer Cristo a Dios como el sacrificio perfecto por los pecados, aplicando Su preciosa sangre a nuestra conciencia y a todo nuestro ser! Luego, a medida que lavamos nuestras ropas, entramos en la ciudad por las puertas para disfrutar del árbol de la vida!

La Primera Familia de Fe en la Tierra

Cuando uno lee Génesis 4 se puede preguntar cómo sabía Abel de ofrecer a Dios un sacrificio de la manada, ya que no hay ninguna orden expresa de Dios con respecto a esto. Además, Dios aún no había ordenado que el hombre comiera del ganado – el hombre sólo comía verduras y frutas desde ese tiempo hasta el diluvio (ver Génesis 1:29; 9:3-4).

Esto nos lleva a creer que Adán y Eva predicaron el Evangelio a sus hijos a medida que crecían, y Abel creyó el evangelio! Adán y Eva con sus hijos fueron la primera familia de la fe en la tierra, y Abel era un creyente, un modelo para todos nosotros.

Caín fue labrador de la tierra, sirviendo a la tierra, el trabajó por sí mismo para sustentarse y mantener su propia vida por sus propios medios. Abel, por su parte, era un ” pastor de ovejas “(Génesis 4:2).Como no podíacomer las ovejas, ¿cuál era el propósito de cuidar ovejas? La ocupación de Abel indica que él no vivía principalmente para sí mismo (como hizo su hermano), sino que vivía conforme al deseo de Dios para el cumplimiento delpropósito de Dios en Su redención.

Adán y Eva le dijeron a sus hijos la manera en que habían pecado y cómo Dios vino, les predicó el evangelio (“la simiente de la mujer herirá la cabeza de la serpiente” en Gen. 3:15),sacrificó un cordero para ellos, y los cubrió con su piel (véase también Génesis 3:21).

Abel creyó el evangelioy vivió el evangelio para agradar a Dios. Él se dio cuenta de que era un pecador, que era malvado, y que estaba contaminado a los ojos de Dios, y que sin derramamiento de sangre no hay perdón de los pecados (vea Hebreos 9:22).

El que Abel apacentara ovejas, era su trabajo no para producir alimentos para su sustento, sino para proporcionar ofrendas para la satisfacción de Dios. (vea Hebreos 10:5-10).

La Ofrenda de Abel es un Tipo de Nuestra Ofrenda de Cristo a Dios

Reconocimiento fotográfico: Google Plus – Hebreos. 11:4, Abel, aun habla Hoy.

Reconocimiento fotográfico: Google Plus – Hebreos. 11:4, Abel, aun habla Hoy.

Caín sirvió la tierra, pero Abel sirvió a Dios – y ellos establecieron un patrón a través del tiempo, ya que incluso en la actualidad sólo hay dos tipos de personas, los que sirven a Dios y los que sirven a la tierra. Pero nada de lo que podemos producir a través de nuestro trabajo en la tierra se puede llevar a Dios como un sacrificio para agradarle y ser justificados delante de Él.

Dado a que somos personas caídas, podemos llegar a Dios solamente a través de la sangre derramada de Cristo, al creer en Él, y ser aprobados según la norma de la justicia de Dios.

Abel fue el primer creyente que también fue martirizado por su fe, y que creyó en el evangelio predicado por sus padres, adorando a Dios de acuerdo a Su manera ordenada. Abel ofreció a Dios de las primicias del rebaño, muy probablemente un cordero, y derramó la sangre para su redención y quemó la grosura para la satisfacción de Dios.

¿Cómo sabía esto y quien le dijo que hiciera esto? Lo que él hizo corresponde a la ley dada posteriormente a través de Moisés al pueblo de Israel, lo que demuestra que su manera de adorar a Dios era de acuerdo a la revelación divina de Dios y no de acuerdo con su propio concepto o preferencia.

Hoy, en la era del Nuevo Testamento también nosotros hacemos lo mismo, en principio, como lo hizo Abel: confesamos nuestros pecados, nos negamos a nosotros mismos, nos dejamos de lado a nosotros mismos, y tomamos el sacrificio perfecto de Cristo como nuestra manera de acercarnos a Dios. Ofrecemos Cristo a Dios como “las primicias de las ovejas de Dios, “presentamos Su grosura como la dulzura para satisfacer a Dios, y tomamos a Cristo como nuestra cubierta.

Abel sacrifico el cordero y lo más probable es que utilizó su piel para cubrirse – nosotros ofrecemos a Cristo a Dios y tomamos a Cristo como nuestra justicia, nuestra cubierta ante Dios! La ofrenda de Abel fue un tipo de Cristo que estaba siendo ofrecido a Dios por Sus creyentes de hoy – por haber tenido tal fe y tal testimonio, Abel sigue hablando hoy (Hebreos. 11:4)!

Abel fue el Primer Sacerdote para Dios

Al ofrecer un cordero a Dios como resultado de creer en el evangelio predicado a él por sus padres, Abel adoraba a Dios de la manera ordenada por Dios y fue el primer sacerdote de Dios. Él vivió para Dios (no para él mismo) y ofreció – en tipo – Cristo a Dios para la satisfacción de Dios (verNúmeros. 18:17).

Hoy nosotros, como los muchos creyentes en Cristo estamos siguiendo el patrón de Abel de no ofrecer nada que salga o provenga de nosotros mismos a Dios como un sacrificio por el pecado, sino para ofrecer a Cristo a Dios personalmente, aplicando Su sangre y ofreciéndole a Dios para Su satisfacción.

Todos somos sacerdotes,- somos un sacerdocio real (1 Pedro. 2:9), Y nuestro privilegio, deber y responsabilidad es identificarnos continuamente con Cristo, Aquel que es absolutamente perfecto, y lo ofrecemos a Dios, al experimentarle, aplicándolo, y disfrutándole.

No necesitamos ir a un “padre” o al llamado “sacerdote” en la Iglesia Católica para ofrecer Cristo a Dios por nosotros – podemos llegar a Dios a través de Jesucristo, ofreciéndole a Dios para Su satisfacción! No necesitamos ir al reverendo, al pastor, al sacerdote de la iglesia anglicana, o a cualquier sacerdote para que ” sea un sacerdote por nosotros hacia Dios”. Todos los creyentes regenerados en Cristo son sacerdotes para Dios, y cada uno de nosotros en la vida de la iglesia es un sacerdote!

Todo lo que tenemos que hacer es tomar la manera ordenada por Dios de adorar a Dios al recibir el lavamiento de la sangre del Señor, negarnos a nosotros mismos, rechazándonos a nosotros mismos y tomando a Cristo como nuestra cubierta, para que podamos vivir en Cristo y ser justicia de Dios en Él. (vea 2 Corintios 5:21 ; Filipenses 1:19-21a). Amén!

Ahora Dios anhela vestirnos con Cristo como el mejor vestido (ver Lucas 15:22), y Él nos viste con ropas de salvación y nos envuelve con mantos de justicia (Isaías 61:10). Hemos sido plenamente aceptados y justificados por Dios en Cristo, para que podamos disfrutar a Cristo!

Gracias Señor por el modelo de Abel, el primer sacerdote de Dios. Simplemente queremos seguir sus pasos al no traer a Dios las cosas producidas por nuestro propio esfuerzo y lucha, sino más bien ofrecer a Cristo como el sacrificio perfecto a Dios. Gracias, Señor, que hay una manera de acercarnos a Dios a través de la sangre de Jesucristo. Podemos aplicar la sangre, recibir el lavamiento de la sangre eternamente eficaz de Cristo, y tomar a Cristo como nuestra justicia. Ofrecemos a Cristo a Dios como el sacrificio perfecto en este momento, y Dios se complace!

Source: Abel Believed the Gospel and Offered a Sacrifice to God for His Satisfaction

Referencias y Lectura Adicional

  • Inspiración: El hablar del hermano Dick Taylor en este mensaje y porciones del Estudio- Vida de Génesis (mensajes 22-23), citados en La Palabra Santa para El Avivamiento Matutino del Estudio de Cristalización de Génesis (1), semana / msg 10, Abel, Enós, y Enoc.
  • Compre este libro de Avivamiento Matutino (vol. 2) aquí.
  • Himnos sobre este tema:
    ¿Que me puede dar perdón? / Solo de Jesús la sangre / ¿Y un Nuevo Corazón? / Solo de Jesús la sangre # Señor, sería como Abel, Contactándote plenamente a Ti; / No por Conocimiento o concepto, sino por la vida fresca y nueva.
    Es mejor que la de Abel, ahora Tu sangre /Habla a Dios por nosotros. / Proporcionando perfecta redención, / Satisfaciendo la justicia de Dios.
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,