RSS

Archivo de la etiqueta: Cristo derrotó a Satanás

¡En Su ascensión Cristo nos llevó en un séquito de enemigos vencidos y nos hizo dones para el Cuerpo de Cristo!


Hay algunas palabras y frases en el libro de Isaías que son como ventanas. Por ellas, con la ayuda de la Biblia completa, podemos ver mucho más de lo que Isaías escribió acerca de esos asuntos. Esas palabras, como ya hemos visto anteriormente, son: LINAJE (refiriéndose a Su SIMIENTE), LARGOS DÍAS (refiriéndose a la PROLONGACIÓN de Sus días) y DESPOJOS (refiriéndose al BOTÍN obtenido) (Isaías 53:12). Este versículo dice:

Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.

La palabra “despojos” aquí indica que hubo una guerra. Alguien resultó vencedor y hubo un botín de guerra para repartir y disfrutar. Dios tiene un enemigo, Satanás, y este enemigo ha usurpado al hombre, tomándolo cautivo. Todos los nacidos en Adán (toda la humanidad) están cautivos de Satanás, ya que todos nacimos en la carne, donde mora Satanás. Sin embargo, Hubo UNO en el que Satanás no tenía parte, suerte, base ni esperanza absolutamente, ¡el Señor Jesucristo! Este Dios-hombre, perfecto, vivió en la tierra por 33 años y medio y fue llevado a la muerte sobre la cruz. Al morir, todo el universo estaba observando: ¡Esa cruz se convirtió en el centro del universo! ¡Dios estaba allí; Cristo estaba allí; Satanás y sus ángeles estaban allí; nosotros estábamos allí, el hombre estaba allí! Mediante Su muerte en la cruz, Cristo derrotó a Satanás y sus poderes. Aquel que tiene el imperio de la muerte fue destruido, por medio de la muerte del Señor (Heb 2:14) y Él salió de la muerte en victoria (Hch 2:24). ¡La muerte no pudo retenerlo! ¡Él resucitó! Ahora la muerte ha sido derrotada. El Cristo en resurrección tiene la solución de la muerte. ¡En Su muerte Cristo clavó en la cruz todas las cosas negativas en el universo, derrotó a Satanás y venció a todos sus ejércitos! Él juzgó a Satanás, el pecado, el mundo e incluso la muerte. Exteriormente Él lucía derrotado e irremediablemente muerto en la cruz. ¡Por detrás de todo este despliegue negativo, tal como es revelado en Col 2:15, Cristo obtuvo una gran victoria! ¡Jesús destruyó al diablo! Se deshizo del enemigo y de todas las fuerzas malignas que se aferraban a Él. ¡Él obtuvo una victoria! ¡Ahora proclamamos esta victoria sobre Satanás y pronto Dios aplastará definitivamente a Satanás bajo los pies!

Después de Su resurrección, Cristo ascendió. La ascensión de Cristo fue una manifestación de la victoria de Cristo, al llevar en Su desfile de triunfo a los cautivos, al botín y a la presa. Cuando conquistó al diablo, Satanás, Cristo obtuvo un gran botín. Él llevó cautivos a todos aquellos que estaban cautivos de Satanás. ¡Él derrotó a Satanás y capturó todas las posesiones de éste (haciendo que fueran cautivos Suyos)! Dios el Padre fue el Grande y el Fuerte y Dios el Hijo fue el guerrero. Él llevó a cabo una batalla y al ganarla capturó a todos los cautivos de Satanás. Todos los hombres, comenzando con Adán e incluyéndonos, habían sido capturados por Satanás. Ahora, Ef 4:8 dice:

…Subiendo a lo alto, llevó cautivos a los que estaban bajo cautiverio y dio dones a los hombres.

¡Alabamos al Señor porque fuimos hechos prisioneros de Cristo, que nos llevó en un desfile triunfal de vencidos, fuimos presentados al Padre y el Padre nos devolvió a Cristo! ¡Cristo entonces nos dio a nosotros al Cuerpo como dones para el Cuerpo (“Dio dones a los hombres”. Estos dones no son habilidades, sino los especificados en el v.11)! Éramos esclavos de Satanás, bajo el poder del pecado y la muerte, pero Cristo, a través de Su muerte y resurrección, venció a Satanás y tomó como cautivos Suyos a aquellos (nosotros) que Satanás tenía cautivos, prisioneros. ¡En Su ascensión Él llevó al Padre una procesión triunfal, un desfile de la victoria, con un séquito de vencidos y nos dio como dones para Su Cuerpo! ¡Ahora, siendo el Cuerpo de Cristo y estando en el Cuerpo de Cristo, nosotros ejecutamos esta victoria del Señor; derrotamos a Satanás en la práctica, al colocarnos y permanecer en la victoria de Cristo! ¡Nosotros en realidad no peleamos para obtener “una victoria”, sino que peleamos “desde la victoria”, desde la posición de ascensión! ¡Cristo es el Vencedor y nosotros somos uno con Él en Su ascensión (victoria)! ¡Alabado por esta maravillosa ascensión! [Del Estudio-vida de Isaías tal como se cita en la Palabra santa para el avivamiento matutino sobre el estudio de cristalización de Isaías (2)] [read this article also in English via, in His ascension Christ led us in a train of vanquished foes and made us gifts to the Body of Christ!]

¡Alabado, Señor, por tu ascensión! ¡Éramos prisioneros de Satanás pero Tú lo has derrotado! ¡Ahora somos Tus cautivos, parte de tu desfile triunfal! ¡Somos uno contigo en tu victoria! ¡Somos dones dados al Cuerpo por el Cristo resucitado y ascendido! ¡Aleluya, ahora somos uno contigo en la ejecución del juicio al derrotado Satanás! ¡Señor, haznos tener una visión fresca de lo que somos por Tu causa y en Ti! ¡Eleva nuestro hablar del evangelio y la verdad! ¡Colócanos plenamente en la posición de Ascensión! ¡Tremendo, Señor, amén!

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,