RSS

Archivo de la categoría: Señor Jesús!

La Visión de Dios y Su Dominio Universal: Dios está en el Trono Hoy!


Seeing a Vision of God and His Universal Dominion: God is on the Throne Today! [picture credit: OurSomethingBeautiful]

Debido a que Daniel era un siervo fiel del Señor, absoluto para Dios, una persona de oración, y victorioso, esto le confirió la posición para recibir visión tras visión de parte de Dios.

Las visiones que él recibió no eran acerca de cosas pequeñas, sino que eran con respecto a Dios y Su economía, incluyendo las naciones terrenales, el destino de Israel (el pueblo escogido de Dios), e incluso cosas con respecto a la eternidad. Hoy nosotros también tenemos que ver estas visiones, al entrar en el estudio de cristalización del libro de Daniel.

En medio de estas visiones, y a medida que vemos las setenta semanas (Daniel 9), la gran imagen humana (Daniel 2), las cuatro bestias (Daniel 7), el carnero y el macho cabrío, el destino de Israel, etc. – hay una visión que le es revelada a Daniel en el capitulo 7:9-10 algo muy definido que Daniel pudo ver.

Daniel vio que Dios está en el trono, y que Él tiene un dominio universal. Tenemos que ver, al igual que Daniel vio, el dominio universal de Dios. Esto fortalecerá nuestra comprensión de que en medio de todas las cosas que suceden exteriormente, Dios está en el trono, Él es el soberano, y Él está juzgando!

Tenemos que ver que a Cristo, el Hijo del Hombre, le fue dado un reino eterno, y que Él regresará para recibir este reino!

Señor Jesús, quítanos los velos para ver el dominio universal de Dios. Sálvanos de desanimarnos o estar fuera de foco en nuestra visión de lo que está pasando hoy en día. Señor, quítanos los velos, y con claridad revélanos a Dios en el trono en Su justicia, santidad y gloria, y a Cristo como el Hijo del Hombre tomando el reino de parte de Dios! ¡Aleluya, el Dios de los cielos está en el trono! Los cielos Gobiernan!

La Visión de Dios En el Trono Juzgando los Imperios Humanos

Daniel 7:9-10 says,  I watched / Until thrones were set, / And the Ancient of Days sat down. / His clothing was like white snow, / And the hair of His head was like pure wool; / His throne was flames of fire, / Its wheels, burning fire. / A stream of fire issued forth / And came out from before Him. / Thousands of thousands ministered to Him, / And ten thousands of ten thousands stood before Him. / The court of judgment sat, / And the books were opened.

Daniel 7:9-10 dice: “Estuve mirando / hasta que fueron puestos tronos, / Y se sentó el Anciano de Días. / Su ropa era como nieve blanca, / y el cabello de su cabeza como lana pura; / Su trono, llamas de fuego, / las ruedas del mismo, fuego ardiente. / Un río de fuego procedía / Y salía de delante de Él. / Miles de miles le ministraban, / y miríadas de miríadas estaban de pie delante de Él. / El Tribunal estaba sentado, / Y los libros fueron abiertos”.

Estos versículos nos muestran a Dios y su señorío universal. Todo sobre el trono es ardiente, lleno de fuego, lo que significa que Dios es absolutamente justo y completamente santo (Hebreos12:29).

Los cuatro imperios humanos (los cuatro seres vivientes, las cuatro secciones de la gran imagen humana) son juzgados por Dios en este tribunal especial con el trono de Dios como el centro (ver Daniel 7:2-10, 26).

Exteriormente en la historia humana, vemos cómo hay muchas luchas por el poder dentro de los gobiernos y entre los gobiernos humanos, pero Dios es El que está detrás de la escena, administrando toda situación en el mundo entero (Apocalipsis 4:1-3, 10-11). ¡Aleluya, Dios está en el trono, Él gobierna, y Él está en control!

No Debemos ser Negligentes en Cuanto a Estas Visiones, sino Hablando la Verdad en la Biblia

En nuestro estudio con oración del libro de Daniel y al ver y hablar de la aniquilación y la destrucción del gobierno humano, queremos decir estas cosas y afirmarlas de una manera muy cuidadosa.

No somos descuidados acerca de estas cosas, ni tampoco nosotros como creyentes genuinos instigamos a otros en contra de cualquier gobierno humano. La iglesia de hoy no está aquí para subvertir el gobierno humano, o para derribar las naciones, o atacar a cualquier administración en particular.

Seguimos el modelo del Señor Jesús y Sus discípulos al ser ciudadanos que guardan la ley, siguiendo la enseñanza de los apóstoles a ser personas adecuadas, hombres bajo autoridad hoy. Pero también tenemos que ser fiel a la palabra de Dios y a las visiones, profecías y predicciones de la Biblia para hablar de lo que sucederá al final de esta era!

La Biblia muestra claramente que todas las naciones humanas, gobiernos y pueblos serán reducidos a nada! Serán destruidos, se convertirán en nada, y serán como tamo de las eras del verano que serán llevados por el viento!

Cristo vendrá de nuevo y Él desmenuzará el gobierno humano, Él traerá el reino de Dios que llenará toda la tierra! Esto es lo que creemos, y esta es la visión a la luz de lo que vivimos hoy, al final de esta era!

La Visión de Dios y su Dominio Universal

Las cosas de las cuales los periódicos hablan y lo que vemos en las noticias hoy en día es todo tipo de luchas de poder dentro de los gobiernos y entre los gobiernos, como la gente ” toma su turno y tienen su día”, pensando que son todopoderosos y lo pueden hacer todo mientras gobiernan .

Las personas piensan que ellosadministran, controlan y establecen el curso de la humanidad en la tierra. Pero necesitamos ver lo que realmente está sucediendo detrás de la escena. Dios está detrás de la escena, y Él está manejando la situación en el mundo entero.

Hay un trono establecido en los cielos, y los cielos gobiernan. Dios establece reinos, y quita tronos, Él levanta personas y les reduce a nada. (Isaías 40:23)

Con Dios no existe la elección – no importa quién le elija a usted, siempre y cuando Dios le nombre, lo otro no significa nada! Si cualquier líder humano hoy se diera cuenta de esto, podría ver que le sería prudente someterse a Dios.

Da miedo ver a las personas que no tienen temor de Dios, no ven el trono, y no tienen conocimiento de lo que hay en los cielos. Tenemos que ver una visión del trono ardiente, el trono gobernando y controlando todo el universo, el trono gobernando las naciones hoy!

Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo, para ofender Su santidad y justicia. No estamos aquí para juzgar – Dios juzga, y nosotros nos sometemos a Su trono.

Estamos aquí para ser continuamente santificados para ser igual a Él y ser uno con Él cuando Él regrese a desmenuzar el gobierno humano. ¡Aleluya, los cielos gobiernan!

Nota: Lea la continuación de este articulo vía, Cristo como el Hijo del Hombre viene para Recibir un Reino Eterno! 

Señor Jesús, venga Tu reino! Señor, hágase Tu voluntad! Señor, Tu nombre sea santificado! A pesar de que no veamos esto completamente realizado en la tierra hoy, estamos aquí de pie como la iglesia por ello! Haz que nosotros podamos ver que cielos gobiernan. Queremos ser gobernados por la visión del trono de Dios, la administración universal de Dios. ¡Aleluya, los cielos gobiernan! Dios está en control! Satanás ha sido derrotado, el hombre ya no gobernará, sino que Cristo llenará toda la tierra con el reino de Dios! ¡Alabado sea el Señor!

Referencias y Lectura Adicional
  • Compartir inspirado del hablar del hermano Minoru Chen en este mensaje y en apartes del Estudio Vida de Daniel (mensajes. 9-10), como están citados en la Palabra Santa para El Avivamiento Matutino del Estudio de Cristalización de Daniel y Zacarías, semana 5 (titulada, La Visión de Dios y Su Dominio Universal y La Venida del Hijo del Hombre para Recibir un Reino y La Necesidad de que Haya Guerra Espiritual para Traer el Reino de Dios).
  • Compre este libro avivamiento matutino en línea vía Living Stream Ministry.
  • Himnos sobre este tema:
    # Mi Rey pronto volverá otra vez, / El cielo estará lleno de Él; / El universo redimirá / Y allí veremos Su luz.
    El Nombre de Jesus es nuestro estandarte , / Es nuestra victoria; / No confiando en nosotros mismos, / Sino, poderoso Señor, en Ti.
    Señor de todo  siendo, entronado en lo alto, / Tu gloria resplandece de sol a estrella; / Centro y luz de cada esfera, / Mas para cada amoroso corazón cuan cerca.
  • Reconocimiento Fotográfico: el primero vía, “Los Cielos Si gobiernan“, y el segundo vía, Daniel 7:9.

Este Articulo es una Traducción del Artículo publicado originalmente en Inglés en, Seeing a Vision of God and His Universal Dominion: God is on the Throne Today!

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Detrás de la escena física hay, una guerra espiritual, Una lucha espiritual invisible


Detrás de la escena física hay, una guerra espiritual, Una lucha espiritual invisibleSi usted lee el libro de Daniel se asombrara al ver una y otra vez que hay una verdadera lucha espiritual, una guerra espiritual, que se está llevando a cabo detrás de cada escena.

Especialmente en Daniel 10 vemos que para que Dios pudiese llevar el mensaje a Daniel como una respuesta a su sincera y perseverante oración, se estaba librando una batalla espiritual. Lucifer, el arcángel creado por Dios, se rebeló contra Dios y tomó consigo una tercera parte de los ángeles, quienes lo siguieron en su rebelión.

Ahora, cada vez que Dios quiere hacer algo, y siempre que el hombre coopera con Dios mediante la oración para que la voluntad de Dios sea liberada en la tierra, la guerra espiritual se intensifica.

Detrás de la escena física, detrás del ascenso y descenso al poder de pueblos y gobernantes, se está llevando a cabo una furiosa guerra espiritual, algo en la esfera invisible. Nos es necesario ver esto.

Para que Dios pueda prevalecer y para que el evangelio sea predicado en países cerrados como Irán, Irak, Arabia Saudita, China, Corea del Norte, etc., existe la necesidad de mucha oración en unidad con Dios al cooperar con Él y darle el terreno para enviar Sus ejércitos y derrotar a los príncipes del mal en estos países. Aún en nuestra vida cristiana y vida de la iglesia, hay una guerra espiritual que se está llevando a cabo por cada pulgada de crecimiento en vida y la edificación en el cuerpo.

Señor, queremos estar de pie contigo. Quítanos todos los velos, Señor, para que podamos ver la guerra espiritual invisible que se está llevando a cabo detrás de la escena física exterior. Queremos orar en unidad contigo para que Tú ganes más terreno en la tierra. Señor, que tu reino venga en nuestra vida, nuestra vida familiar, nuestra vida de iglesia, nuestra localidad, nuestro país y en toda la tierra!

Ver la Guerra espiritual en Daniel 10

En Daniel 7-9 vemos la visión del destino de Israel, y en Daniel 10 hay un destello de lo que está pasando detrás del mundo físico. La economía de Dios y el Cristo todo-inclusivo como la centralidad y la universalidad del mover de Dios están en el reino espiritual, no en el reino físico. Necesitamos ver la escena spiritual de lo que está aconteciendo detrás del mundo físico.

En su vejez, Daniel estaba preocupado por la situación del pueblo de Dios, Israel y oró durante tres semanas cada día, de acuerdo a la palabra de Dios en la profecía de Jeremías. Lo que él vio – antes de la visión del futuro de Israel – fue el escenario en el reino espiritual e invisible. Para que Dios pudiera conseguir que la respuesta le llegara a Daniel, implicaba oración y una batalla espiritual.

El ángel vino a Daniel dado a su oración (Daniel 10) – sus palabras llegaron al trono, pero el príncipe de Persia (un espíritu maligno rebelde) se opuso al mensajero de venir a Daniel.

Pero Miguel, el ángel que lucha por el pueblo de Israel, ayudó al mensajero a prevalecer y llegar a Daniel (Daniel. 10:13, 21). Este Miguel también se menciona en Apocalipsis como aquel que lucha contra Satanás y toma la delantera para hacer guerra y derrotar a Satanás como el dragón rojo y causa que este sea arrojado a la tierra.

Asimismo, en Daniel 11:1 vemos que el mensajero angelical de Dios fortaleció a Darío en su vejez para derrotar a los babilonios e introducir la era de los medo-persas. Son muchas las cosas que suceden detrás de las escenas en el reino espiritual cuando el pueblo de Dios ora!

Una Guerra espiritual se está Librando ahora mismo

No deberíamos pensar que sólo por ofrecer una oración a Dios por una situación determinada, Él lo hará y ya está. Para que una oración sea contestada y llegue a su destino, para que la oración sea eficaz, una guerra ha de llevarse a cabo.

No deberíamos pensar que sólo por ofrecer una oración a Dios por una situación determinada, Él lo hará y ya está. Para que una oración sea contestada y llegue a su destino, para que la oración sea eficaz, una guerra ha de llevarse a cabo.

Las cosas en el mundo de hoy no “suceden” solo porque sí- hay una guerra espiritual sucediendo detrás de cada escena. Lo qué está pasando en el reino invisible es más real que lo que está sucediendo en el mundo físico y visual. Hay una lucha, un conflicto, una guerra que se libra 24/7, y tenemos que darnos cuenta. Los que participan en esta guerra, los contrincantes, son los espíritus buenos y malignos, que están luchando y contendiendo por intereses opuestos. El maligno es Satanás, quien solía ser el arcángel de Dios con más alto rango cuando Dios lo creó, pero se rebeló contra Dios y quiso ser como Dios y aun derrocar a Dios (ver Isaías. 14; Ez 28). Satanás era el hijo de la aurora, creado por Dios en los albores del universo para que fuese la Estrella de la mañana, Lucifer, el jefe de todos los ángeles (Job 38:7, cf Job 1:6; Ezequiel 28:14; Judas 9). Se rebeló contra Dios y se convirtió en el adversario de Dios, llevando consigo al menos una tercera parte de los ángeles, y fue juzgado por Dios (Isaías 14:12-15; Ezequiel 28:16-19, Lucas 10:18). Todas estas cosas ocurrieron antes de la era Adámica, en el espacio entre los dos primeros versículos de Génesis 1. Los ángeles y los gobernantes que siguieron a Satanás en su rebelión fueron juzgados por Dios, y echados fuera por Él a la tierra (y en los aires que están encima de la tierra), y se convirtieron en los principados, autoridades y gobernadores del mundo de estas tinieblas.

Estos son los espíritus malignos que luchan como tenientes de Satanás contra los ángeles buenos y propios, que representan a Dios y le sirven. Oh, Señor Jesús! Y lo que es peor es que, como vemos en Isaías 14 y Ezequiel 28, los funcionarios en el reino de Satanás son uno con los gobernantes de las naciones, y el mismo Satanás se identifica con Nabucodonosor, y el rey de Tiro! El reino Satánico de tinieblas está detrás de las naciones, operando entre ellos, y él se ha hecho uno con los gobernantes de las naciones (ver Efesios 6:12;.. Dan 10:13, 20).

Ver, Orar, y estar firmes con Dios

Tenemos que orar primero, para que veamos la guerra espiritual, y segundo, que estemos del lado de Dios y oremos por Sus intereses en la tierra hoy!

Si usted lee Daniel 10, se dará cuenta de que nosotros como seres humanos no podemos participar físicamente en esta guerra, y cuando tengamos una visión de la majestad y la gloria del mensajero de Dios simplemente nos desmallaremos y no quedará fuerza alguna en nosotros.

Todo lo que necesitamos hacer es orar: leer la palabra de Dios, unirnos a Su deseo en Su Palabra y orar. Nuestro deber como la iglesia es entablar combate en esta guerra espiritual. No hay otra opción. En los próximos días vamos a ver esto, pero la verdadera oración es una batalla espiritual!

Hay una batalla por nuestra salvación, por el proceso de crecimiento en vida, por la vida de iglesia, por el avance del mover de Dios, por el recobro del Señor, y por el reino de Dios.

Lo único que podemos hacer es pedirle al Señor que ilumine nuestros ojos para ver la intensa guerra espiritual detrás de la escena física, y luego orar y permanecer del lado de Dios y orar por Sus intereses y por Su reino en la tierra.

Señor Jesus, sálvanos de ser neutral o apartarnos de la batalla feroz batalla que se libra en el universo. No pedimos por una batalla, Señor, pero si queremos estar de pie contigo. Odiamos ver a Satanás ganando terreno en nuestros gobernantes y en las autoridades hoy. Odiamos el reino de Satanás, y deseamos que venga a nosotros Tu reino. Señor, gana el hijo varón que derrotará a Satanás, y le echará a la tierra. Señor, libera las oraciones de los santos en unidad y de común acuerdo para que Tu puedas ejecutar Tu sentencia sobre Tu adversario. Señor Jesus, por fe, hoy en espíritu nos hacemos uno contigo!

Referencias y lectura adicional
  • Este compartir está inspirado del hablar del hermano Minoru Chen en este mensaje y en porciones del Estudio-vida de Daniel (Mensajes: 15-16), como están citados en La Palabra Santa Para El Avivamiento Matutino sobre Cristalización de Daniel y Zacarías, semana 5 (Titulado, La visión de Dios y de Su dominio universal y de la Venida del Hijo del Hombre para Recibir Un Reino Y La Necesidad De Que Haya Guerra Espiritual Para Traer El Reino De Dios).
  • Compra este libro de avivamiento matutino en línea vía Living Stream Ministry.
  • Himnos en relación a este tema (EN):
    # El Conflicto hoy es feroz, / más la fuerza de Satanás, / Sale ahora el grito de batalla / Es más fuerte que antes. / La voz rebelde del infierno / Aun se hace más fuerte ahora, / Pero escucha, resuena el clamor de media noche, / He aquí yo vengo pronto!
    # No me atrevo a ser derrotado / Con el Calvario a la vista, / Donde Jesús venció a Satanás, / Donde todos Sus enemigos Él elimino, / Ven, Señor, y da la visión / Para darme valor para la pelea, / hazme un vencedor / Vestidos con el poder de tú Espíritu.
    # Oh, Señor, a conflicto nuevo / diariamente Llamas a tu siervo, / con alegría y espíritu ferviente / Nos levantamos a seguirte / Guíanos a la batalla también, / Somos Tus verdaderos soldados..
  • Este Articulo es una Traducción del Artículo publicado originalmente en Inglés en, Behind the Physical Scene there is a Spiritual War, an Invisible Spiritual Struggle.

Reconocimiento Fotográfico: el primero vía, Daniel 10:12 aquí el segundo, orar (búsqueda en google).

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

¡La palabra está cerca de nosotros, está en nuestra boca y en nuestro corazón, Cristo como la Palabra viviente está tan disponible!


Anoche en nuestra reunión de hogar estuvimos disfrutando que el apóstol Pablo vio a Cristo en todas partes en el Antiguo Testamento. Incluso en Deuteronomio 30:12, donde hay una segunda presentación de la ley y esta pregunta: ¿Quién subirá por nosotros al cielo? ¡Inclusive aquí, Pablo vio a Cristo como la Palabra viviente de Dios! ¡Esto es lo que significa leer la Biblia con las gafas de la economía de Dios puestas y permanecer en la línea central de la Biblia! A continuación lo que Pablo dice en Ro 10:6-8:

Pero la justicia que procede de la fe habla así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo); O, ¿quién descenderá al abismo? (esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos). Pero ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que proclamamos.

Hoy esto es más vigente y aplicable todavía, ya que mediante la encarnación Cristo descendió desde los cielos y mediante la resurrección Él ascendió desde el abismo. En Su encarnación, Cristo como la Palabra introdujo al Dios infinito dentro del hombre finito. Él mezcló el Dios Triuno con el hombre tripartito, la divinidad con la humanidad, Dios con el hombre (Mt 1:20). Él fue hecho esta mezcla de Dios y el hombre para poder llevar a cabo una redención todo-inclusiva sobre la cruz y traernos de regreso a Dios (1P 3:18). Entonces, Él descendió a la muerte, al abismo, al Hades y tres días después, en Su resurrección, Él ascendió a los cielos, donde estaba primeramente. Ahora, todos aquellos que reciben a Cristo al creer son justificados por Dios y poseen la vida divina. No tiene sentido preguntar: ¿Quién ascenderá a los cielos? O ¿Quién descenderá al abismo? Porque Cristo, mediante la encarnación, el vivir humano, la resurrección y la ascensión hizo que nosotros pudiéramos participar de Él, estar en Él, identificados con Él y ser partes de Él. Él descendió y luego ascendió y ahora Él es el espíritu vivificante para cumplir cabalmente todos los requisitos de la justicia, la santidad y la gloria divinas. Es maravilloso que Cristo hoy sea el Espíritu vivificante (1Co 15:45), que está disponible, presto y accesible para que todo aquel que en Él crea, lo reciba. ¡Este Cristo se encuentra hoy en todas partes en esta tierra como el Espíritu, listo para que lo recibamos! ¡Todos los que lo reciban al creer en Él son justificados por Dios y reciben Su vida!

Además, Cristo es hoy la Palabra viviente de Dios que viene a nosotros en el Espíritu y como el Espíritu. Esto indica que este Cristo es “la Palabra cerca de ti en tu boca y en tu corazón. ¡Aleluya! ¡Cristo en resurrección, como el Espíritu vivificante, es la Palabra viva y viviente de Dios! En resurrección, Él es la Palabra y el Espíritu. ¡Él es el Espíritu para que nosotros podamos tocar y experimentar, y es la Palabra para que podamos entender y disfrutar! ¡Él está en realidad muy cerca de nosotros, en nuestra boca y en nuestro corazón! ¡Podemos invocar el nombre del Señor con nuestra boca y recibirlo como vida! ¡Podemos creer en el Señor con nuestro corazón y somos justificados! ¡Es maravilloso todo lo que Dios en Cristo como el Espíritu ha logrado y ha hecho para llegar a estar disponible, a mano y listo para que el hombre lo reciba y lo disfrute! ¡El Dios Triuno vino a ser el Espíritu (Aliento) vivificante, para que nosotros podamos respirarle, y es la Palabra para nosotros podamos hablarle! ¡Es asombroso! ¡Aquí no nos referimos a la mera letra escrita, sino a la palabra viviente y hablada, es decir, la misma Persona viviente de Cristo! ¡Por ello necesitamos leer la Palabra, disfrutar la Palabra, estar en la Palabra, vernos inmersos en la Palabra y ser completamente saturados con la Palabra para poder colaborar con el Señor al hablar la Palabra! ¡Alabamos al Señor pues cada vez que lo invocamos somos salvos; cuando creemos en Él, somos justificados; y cuando hablamos Su Palabra, somos salvos mucho más en Su vida! [Disfrute de La conclusión del Nuevo Testamento tal como se cita en Palabra santa para el avivamiento matutinoLa línea central de la Biblia. Read this portion in English also via, the word is near you, in your mouth and in your heart, Christ as the living Word is so available!]

¡Gracias Señor por Tu disponibilidad! ¡Podemos recibirte como el Espíritu! ¡Eres el aire espiritual para que Te respiremos! ¡No necesitamos HACER nada para mejorar o pretender ser mejores, sólo invocar Tu nombre! ¡Podemos decir “amén” a Tu Palabra! ¡Podemos orar Tu Palabra y recibir Tu Palabra para ser salvos de una manera práctica y real! ¡Señor, la Palabra está en nuestra boca y en nuestro corazón! ¡Esta es la Palabra de fe, que creemos y proclamamos!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cristo es la Palabra de vida: ¡Él nos dio a conocer el Dios misterioso y nos trajo la vida divina!


Esta semana estamos disfrutando uno de los puntos de la línea central de la Biblia, la Palabra de Dios, sin embargo, lo más interesante de esto es que la Palabra de Dios nos es “algo en sí mismo”, lo que es verdaderamente principal aquí es que Cristo ES la Palabra de Dios. Nosotros no venimos a la Palabra de Dios independientemente de Cristo. En realidad, nuestro propósito al venir a la Palabra no es ver o ganar algo aparte de Cristo, sino obtener a Cristo mismo. “En la economía de Dios Cristo es el centro, el Cuerpo es la línea y la Nueva Jerusalén es la meta“. Cristo es todo en la economía de Dios y para Dios, Cristo es el reemplazo universal de todo y todos. Además, la Palabra de Dios es para que crezcamos en vida para la edificación del Cuerpo. La Palabra de Dios es para la edificación del Cuerpo de Cristo: Somos regenerados, alimentados, transformados, nutridos e incluso glorificados por la Palabra de Dios para que lleguemos a ser materiales útiles para la edificación del Cuerpo de Cristo. La meta de la Palabra de Dios es preparar y producir la Nueva Jerusalén. Esta es la meta de la economía eterna de Dios. Esta es la Línea Central de la Revelación Divina – Cristo el centro, el Cuerpo la línea y la Nueva Jerusalén la meta.

Hoy disfrutamos de manera especial que Cristo es la Palabra de vida. Dios en Sí mismo es vida, pero Él es misterioso. A Dios nadie le vio jamás, el Unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, Él le dado a conocer (Jn 1:18). En Cristo estaba la vida y la vida era la luz de los hombres (Jn 1:14). Cristo como la Palabra de Dios trasmite la vida eterna y es el informe, la definición y la expresión de todo lo que Dios es. Cristo como el Hijo unigénito del Padre estuvo, está y siempre estará en el seno del Padre. ¡Este querido Hijo unigénito del Padre está en el seno del Padre para darlo a conocer! ¡Mientras más habla Cristo el Hijo, como la Palabra de Dios, más el Padre es expresado, definido, explicado y dado a conocer! Cristo vino a nosotros como la Palabra de vida y esto es comunicado, misteriosamente en cierto sentido, por el apóstol Juan en 1Juan 1:1-7, y específicamente en los primeros dos versículos:

Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida (y la vida fue manifestada, y hemos visto y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó).

Al leer la porción anterior podremos ver lo misterioso que es Dios, Quien es la vida divina, vino a la tierra para ser un hombre y el pueblo lo vio, lo tocó, lo miró, habló con Él y vieron algo de la Palabra de Dios en Él… y este es hoy el testimonio de aquellos que pueden ver. En el principio estaba la Palabra-Dios y luego en algún momento esta Palabra se hizo carne, llena de gracia y realidad. ¡Si usted quiere la vida divina, está contenida y expresada en Cristo como la Palabra de vida! La vida divina fue manifestada en Cristo como la Palabra de vida. ¡Dios fue expresado en Él, y Cristo habló la Palabra de vida a los hombres! ¡Hoy Cristo es la Palabra de vida todavía, listo para mostrarnos al Padre y todo lo que Dios es para nosotros cuando nos abrimos y lo recibimos! Sí, Dios se hizo hombre y Cristo poseía humanidad. ¡Aquellos que han visto la vida divina nos la trasmitieron y nos la manifestaron a nosotros! ¡Hoy podemos ver y recibir la vida divina cuando nos abrimos al Señor y lo recibimos como el Espíritu en nuestro espíritu! Al volvernos a Él e invocamos Su nombre de manera sincera, “¡Oh, Señor Jesús!”, Él trae la vida divina a nosotros, a nuestro interior [Compartir de la reciente Palabra santa para el avivamiento matutinoLa línea central de la Biblia; citado del Estudio-vida de 1 Juan del hermano Witness Lee. Read this portion in English also via Christ is the Word of life: He declared the mysterious God to us and brought us the divine life!]

¡Oh, Señor Jesús! ¡Te amamos como la Palabra de vida! ¡Eres la expresión de la vida divina del Padre! ¡Señor, eres el Hijo amado en el seno del Padre! ¡Expresas maravillosamente y perfectamente todo lo que Dios es en Su vida divina! ¡Señor, venimos a Ti como la Palabra de vida para recibir más vida hoy! ¡Gracias por llegar a ser real para nosotros como la Palabra de vida! ¡Gracias por la vida divina contenida en la Palabra! ¡Te amamos, Señor Jesús, Palabra viviente de vida!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

¡Cuando recibimos la Palabra de Dios, Cristo como vida es la luz que brilla dentro de nosotros!


En el comienzo de todo, en la eternidad pasada, antes que el tiempo existiera, estaba la Palabra. “En el principio era la Palabra y la Palabra estaba con Dios y la Palabra era Dios” (Jn 1:1). Cristo es la Palabra de Dios como la definición, la explicación y la expresión de Dios. La Palabra es Dios definido, explicado y expresado. Dios es misterioso (nadie lo había visto o conocido) pero Él fue explicado, mostrado, definido y expresado en Su Palabra, que es Cristo mismo. Alabamos al señor porque Dios ya no está escondido. ¡Podemos leer Su Palabra ejercitando nuestro espíritu y podemos ver a Dios expresado, definido, accesible y explicado en Su Palabra! ¡Como definición, expresión y explicación de Dios, la Palabra de Dios es eterna, existente en Sí misma y no tiene comienzo o final! Cristo como el segundo de la Trinidad es la Palabra de Dios, una Persona viviente. Él expresa a Dios, define a Dios y explica a Dios a nosotros. Cuando estaba en la tierra, Él como la Palabra fue tabernáculo entre nosotros (en el griego “tabernáculo” es un verbo en este versículo, no un sustantivo, por eso Él “tabernaculizó” estando entre nosotros) (Jn 1.14) lleno de gracia y de realidad. ¡Él no estaba separado de Dios, sino que, como la Palabra de Dios, Cristo era uno con Dios y lo expresó, lo definió y lo explicó de una manera completa y perfecta! ¡Qué maravilloso lo que Cristo como la Palabra de Dios es para nosotros!

Además, tal como vemos en Jn 1:4, En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Cristo como la Palabra de Dios está lleno de la vida divina. Él es la vida (Jn 11:25; 14:6) y Él vino para que nosotros tuviéramos vida y vida en abundancia (Jn 10:10). ¿Donde se encuentra esté Cristo hoy para que nosotros tengamos vida? Cristo como vida está en la Palabra de Dios. ¡Cuando tomamos, recibimos la palabra a la manera de la vida, recibimos la vida divina contenida en la Palabra! Cuando oímos la Palabra nos damos cuenta que Dios es expresado y explicado: cuando recibimos la Palabra de Dios recibimos el contenido de Dios como vida. Esta vida en nuestro interior brilla como la luz de los hombres. Esto es tan misterioso y al mismo tiempo tan cierto. ¡Es muy complicado de entender y de explicar pero es tan fácil y agradable de experimentar y disfrutar! Cuando recibimos a Cristo como la Palabra de Dios, vemos a Dios definido, expresado y explicado. Lo recibimos como nuestra vida. Esta vida llega a ser la luz que brilla en nuestro interior y nos ilumina. Cuando escuchamos la Palabra y recibimos la luz la vida llega a ser la luz que brilla en nuestro interior para llenarnos de luz. Esta es nuestra experiencia al disfrutar al Señor en Su Palabra cada día: ¡Recibimos más de la vida divina en nosotros y esta vida es luz que brilla para exponernos, mostrarnos tal cual somos, sanarnos, suministrarnos con lo que necesitamos, consolarnos y hacernos personas llenas de luz! ¡Muchos tenemos esta experiencia del disfrute del Señor en Su Palabra al recibir más de su vida divina en Su Palabra! ¡Cuando Su Palabra entra en nosotros, inmediatamente tenemos el sentido de que algo brilla en nosotros! Este es el brillar de la vida divina en nosotros. [Compartir de la reciente Palabra santa para el avivamiento matutinoLa línea central de la Biblia. Read this portion in English also via, When we receive the Word of God, Christ as life comes in and this life is the light shining within!]

¡Señor que sigamos viniendo a Ti como la palabra viviente de Dios! ¡Queremos recibir vida al leer la Palabra de Dios! ¡Sálvanos de leer sólo en busca de conocimiento! ¡Que podamos ver a Dios definido, expresado y explicado en la Palabra de Dios! ¡Quita nuestros velos más cada día para verte en la Palabra y recibir la vida divina al leer la Palabra y oír la Palabra! ¡Señor queremos obtener más vida en la Palabra! ¡Gracias porque esta vida brilla en nosotros y nos ilumina, nos expone y nos suministra!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

¡Vanidad de vanidades, todo es vanidad y es como perseguir al viento si no somos llenos de Dios, como nuestro contenido!


¡Cuando oramos con la Palabra de Dios, la luz resplandece! La Biblia dice con toda claridad que “toda la Escritura es inspirada por el aliento de Dios”… (2Tim 3:16) –y esto significa que todas las palabras que están en la Biblia son el aliento de Dios que pueden convertirse en vida para nosotros cuando la interiorizamos apropiadamente, es decir, cuando las tomamos (leemos) “con toda oración y petición en el espíritu (Ef 6:17-18). Esta mañana en mi tiempo de oración y lectura para ser avivado, encontré algunos versículo “inusuales” que exponen (descubren, desvelan) la realidad de la vida humana “bajo el sol”, sin Dios (Sal 90:10):

“Los días de nuestra edad son setenta años; Y si en los más robustos son ochenta años, Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, Porque pronto pasan, y volamos”.
Según Eclesiastés 12:8: “Vanidad de vanidades, dijo el Predicador, todo es vanidad”.

El hombre fue creado por Dios para ser lleno de Dios y para que Dios sea el contenido del hombre y su realidad. Sin embargo, hoy todos los hombres han perdido a Dios como su posesión y ¡en un sentido divino, sin Dios no tienen un lugar donde morar! ¡Todas las personas hoy van a la deriva en busca de un hogar – el hombre está vagando porque ha perdido a Dios! ¡Dios es nuestra verdadera morada y nuestra verdadera posesión! ¡Necesitamos ver la verdadera condición del hombre que no tiene a Dios, tal como nos lo revela la Biblia! ¡Cada cual está lleno de tantas cosas que piensa, anhela o persigue, pensando que le traerá paz y satisfacción, pero estas cosas son el contenido equivocado! ¡Cuando venimos a la Palabra de Dios y oramos con ella; cuando Su luz resplandece en nosotros somos expuestos a la luz, mostrados exactamente cómo somos y somos vaciados de cualquier otra cosa!

La verdadera condición de toda la vida humana en la tierra, sin Dios, puede ser resumida en una palabra, VANIDAD. El rey Salomón tuvo todo cuanto quería, incluyendo sabiduría, riquezas, etc – pero cuando analizó y consideró cuidadosamente la vida humana y la existencia del hombre, concluyó que todo es vanidad de vanidades (Ec 1:2-11). Todas las cosas en la vida humana son vanidad – son como perseguir sombras o ir tras el viento. La vida humana en sí misma es breve, efímera, corta y llena de trabajo y penas. Los más fuertes entre nosotros duran hasta 80-90 años, pero la mayoría terminan su viaje en los 70. ¡Si alguien vive en la tierra, aún hasta los 90 y vive sin Dios estará lleno sólo de trabajo y dolor – y los años se le pasarán volando!

¿Por qué es así? ¿Por qué todo es vanidad en la vida humana? Pues simplemente porque el hombre fue creado para Dios. Lo que verdaderamente puede satisfacer al hombre; lo que verdaderamente puede darle paz al hombre y verdaderamente puede constituir placer para hombre es Dios mismo. Dios es la bendición del hombre, el bien para el hombre – pero el hombre ha abandonado a Dios y se ha perdido. Ahora todos los hombres tratan de llenar su necesidad buscando placer y satisfacción en cosas, reconocimiento, acumulación, relaciones y mediante actividad, etc – ¡todo esto está vacío (e incluso peor), estas cosas y asuntos nos mantienen atados! Como el hombre no tiene a Dios como el significado y el centro de su vida, está continuamente luchando para obtener disfrute. El resultado de esta lucha es que cae en toda clase de ataduras – ¡toda la búsqueda que el hombre realiza por placer y satisfacción fuera de Dios, se convierte en atadura para el hombre! ¡Inclusive su propia familia y sus parientes pueden llegar a ser ataduras para el hombre! ¡Hasta las cosas (o situaciones) necesarias y positivas pueden esclavizarnos! ¡Si nuestro ser interior está ocupado con personas o cosas, el Señor no tiene lugar en nosotros! ¡Cuando Cristo entra y llena nuestro corazón; cuando disfrutamos al Señor en Su Palabra en nuestro tiempo personal con Él o en las reuniones (junto a otros), nuestro corazón se llena de Dios y experimentamos el verdadero significado de la vida humana! ¡El verdadero disfrute, la verdadera satisfacción y bendición (para todos nosotros) es Dios mismo cuando somos llenos de Él! El hombre realmente fue hecho para contener a Dios y ser lleno de Dios – ¡cualquier otra empresa que emprendamos o cualquier otra búsqueda que realicemos para ser llenos de cualquier otra cosa que nos dé satisfacción, se convierte finalmente en una atadura y en muerte! ¡Hoy el Señor quiere que seamos llenos de Él! ¡Él quiere más espacio en nuestro corazón (a los que lo hemos recibido ya) y entrar en nuestro corazón (a los que no lo han recibido) para llenarlo consigo mismo, para ocupar nuestro ser más plenamente y que seamos saturados! ¡Venir al Señor! ¡Abríos a Él para ser llenos con Él! ¡Y de este modo ser llenos de toda realidad, paz real, verdadera satisfacción y significado! [Disfrute del libro El jubileo del hermano Witness Lee, tal como se cita en La palabra santa para el avivamiento matutino sobre el Estudio de cristalización de Isaías (2); read this portion in English also via, vanity of vanity, all is vanity and chasing after the wind if we’re not filled with God as our content!]

¡Continúa exponiendo la vanidad de la vida humana sin Ti, Señor, y sálvanos de vivir apartados de ti! ¡Eres el verdadero significado de la vida humana y deseamos ser llenos del Dios Triuno ahora mismo! ¡Llénanos, querido Señor Jesús! ¡Sin Ti la vida es vana y es como perseguir al viento! ¡Sólo Dios como nuestro contenido puede satisfacernos, llenarnos y bendecirnos! ¡Sálvanos de una existencia sin significado! ¡Gana más terreno en nuestros corazones y el espacio que aún no esté lleno de Ti! ¡Nos abrimos a Ti tanto como podemos – ven, querido Señor y llénanos hoy!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¡La era del jubileo es la era del éxtasis – llegamos a la exultación máxima al disfrutar al Señor!


¡Dios quiere ser el placer del hombre, aquello que el hombre posee y la herencia del hombre – por ello se presentó al hombre en el principio como el árbol de la vida! ¡Al haber perdido el hombre su herencia (Dios mismo) y a su familia (el Dios Triuno y la familia de Dios), el hombre necesita ser recobrado, restaurado y traído de vuelta a su posesión, su herencia! En el Antiguo Testamento vemos que en el pueblo de Dios algunos a veces tenían que vender cuanto poseían y hasta toda la tierra para poder sobrevivir (por diferentes razones). De igual modo, otros se veían forzados por las circunstancias a venderse como esclavos para tener algo que comer y techo sobre la cabeza. Según el tipo mostrado en Lev 25 vemos que el jubileo tiene dos bendiciones principales. La primera es que todos los que han perdido su posesión serán devueltos a ella (Lev 25:9-13). Dios se propuso ser la posesión del hombre, la porción de su herencia, incluso su morada (Sal 16:5; 90:1) pero el hombre perdió a Dios en su caída (Ef 2:12). Sin embargo, el jubileo de Dios trae al hombre de vuelta a Dios como su herencia (ver Hch 26:18; Ef 1:14). Dios es la herencia del hombre. ¡La segunda gran bendición del jubileo es que todos los que se vendieron como esclavos saldrían libres (Lev 25:39-41)! ¡Alabado el Señor por el jubileo, cuando todos serían devueltos a sus posesiones y serían libres para regresar a sus familias! ¡Hoy en la era del Nuevo Testamento nos encontramos en ese “año” (era) de gracia – el “año” (era) del jubileo!

¡En el Nuevo Testamento el Señor Jesús es el jubileo y Él nos introduce en el jubileo! Toda la era de la gracia, la era neotestamentaria, es la era del jubileo. ¡En el jubileo todas las cosas son agradables y satisfactorias para nuestro corazón y somos libres de la ansiedad, estamos relajados, emocionados e incluso exultantes! ¡La trompeta ha sonado, hemos salido libres al creer en el Señor Jesús y hemos regresado a Dios como nuestra porción de herencia y a la iglesia como nuestra familia divina! ¡Aleluya! ¡Aquí disfrutamos al Señor e incluso experimentamos una profunda alegría! Cuando un esclavo es liberado, él siente gran alegría. ¡Cuando el Señor liberó a los israelitas de Egipto y las aguas partidas del Mar Rojo se cerraron sobre los egipcios, el pueblo experimentó gran alegría! ¡Hoy nosotros hemos sido liberados y estamos disfrutando a Dios en Cristo como nuestra posesión recuperada, nuestra herencia recuperada – necesitamos disfrutarle a tal grado que, al menos interiormente, estemos en éxtasis! ¡La era del jubileo es la era del éxtasis – disfrutamos a Cristo como nuestra posesión, como nuestra herencia en la vida de iglesia a tal grado que saltemos de alegría, que estemos desbordados por el gozo! ¡Toda nuestra vida cristiana, al disfrutar a Cristo cada día y aún cada momento, es (y debe ser) una vida extática, al estar repletos de gozo interior!

El hermano Watchman Nee una vez expresó: “Si como cristiano usted nunca ha alcanzado el punto de estar exultante, completamente desbordado de gozo, usted no está a la altura”. Si nosotros como creyentes en el Señor no hemos alcanzado nunca ese nivel de exultación, de gozo extremo y de éxtasis en el Señor – incluso de estar “loco” de amor y alegría por el Señor – esto nos muestra que no disfrutamos suficientemente a Dios. ¡Necesitamos disfrutar al Señor más y más cada día hasta el éxtasis interior, llenos de Él y plenamente en posesión de nuestra herencia, Cristo!Si no hay gozo en nosotros, no podremos llegar a experimentar a Dios en un verdadero éxtasis, pero si disfrutamos siempre a Dios llegaremos al punto en que no podremos evitar estar en éxtasis” (Hermano Witness lee en El jubileo). ¡Tremendo! ¡Amén! [Porción de disfrute del libro El jubileo de Witness Lee y del Estudio-vida del evangelio de Lucas. Read this portion in English also via, in the age of the jubilee we are in the age of ecstasywe are besides ourselves enjoying the Lord!]

¡Señor, gracias por proclamar el jubileo! ¡Estamos en la era de la gracia, la era del jubileo! ¡Qué continuemos disfrutándote más cada día! ¡Queremos ser cristianos que estemos a la altura – llenos del disfrute de Dios! ¡Llénanos más de Dios, más del disfrute divino, para que podamos estar en éxtasis disfrutándote! ¡Amén, Señor, queremos ser introducidos en la era del jubileo en nuestra experiencia al disfrutar de nuestra herencia! ¡Aleluya!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,