RSS

Archivo de la categoría: La cumbre

La economía de Dios es hacer al hombre igual que Él en vida y naturaleza pero no en la Deidad


El Dios Triuno tiene un deseo en Su corazón (ver Ef 1:5,9) y para cumplir el deseo de Su corazón Dios estableció una economía (Ef 1:10; 3:9), la economía eterna de Dios. Cada día se escribe y se habla mucho sobre la economía humana, que está colapsando aún cuando muchos luchan por levantarla, pero ¿quién se ocupa de la economía de Dios? El Dios que hizo todas las cosas en el cual todas las cosas subsisten, Aquel que es la fuente de la vida y que está sobre todos, por todos y en todos – ¡Él tiene una economía! ¡Si Dios tiene una economía entonces el hombre debe estar en ella! El deseo del corazón de Dios se relaciona con el hombre y está centrado en el hombre, ya que él es la pieza maestra de Su creación. Me encanta la siguiente definición concisa y apropiada de la economía de Dios, aunque es muy simple:

La economía eterna de Dios es hacer al hombre lo mismo que Él en vida y naturaleza, aunque no en la Deidad, y que Él llegue a ser uno con el hombre y hacer al hombre uno con Él, para tener una expresión extendida y expandida y que todos Sus atributos divinos puedan ser expresados en las virtudes humanas (Witness Lee, Los diez “unos” extremadamente cruciales en la edificación del Cuerpo de Cristo).

¡Si el hombre es complejo, sólo imagine cuánto más compleja es la economía de Dios! En ambos casos el corazón de Dios y el corazón del hombre experimentan una gran necesidad por llevarla a cabo. Dios hizo ciertas cosas y tomó ciertas iniciativas para la realización de esta economía, para poder obtener aquello que se encuentra en Su corazón. Primero, Dios creó todas las cosas y especialmente creó al hombre a Su propia imagen, conforme a Su semejanza, como un vaso para que el hombre lo pudiera contener (Gn 1:26-27). Entonces Dios se hizo hombre a través de la encarnación en la persona de Jesús. Dios como hombre entró a participar de la naturaleza humana (He 2:14). En Cristo, Dios tuvo una vida humana que expresada los atributos divinos mediante las virtudes humanas. Cristo murió de manera todo-inclusiva en la cruz y resucitó para ser engendrado como Primogénito Hijo de Dios, engendrar los muchos hijos de Dios y llegar a ser el Espíritu vivificante (Ro 8:29; He 13:33; 1Co 15:45). Ahora, como Espíritu vivificante, Dios tiene una manera para llevar a cabo Su economía con el hombre y en el hombre. Él se puede impartir en el hombre para regenerar a Su pueblo escogido y hacerlos hijos de Dios, los muchos Dios-hombres (1P 1:3). Estos Dios-hombres forman las iglesias para la edificación de Su Cuerpo, el cual alcanzará Su consumación como la Nueva Jerusalén. La Nueva Jerusalén es la consumación de la obra de Dios en su economía; es la pieza maestra, el tesoro que en realidad es la consumación de todos los tesoros, lo mejor producido por Él. Es una estructura maravillosa. El hombre, como la Nueva Jerusalén y en la Nueva Jerusalén, es hecho completamente Dios en vida y naturaleza, pero nunca en la Deidad, es decir, ha llegado a la suprema identificación con Dios, en Su vida y Su naturaleza, siendo completamente saturado, lleno y constituido de la vida y naturaleza de Dios, en Cristo, sin llegar a ser Dios como Cabeza. Dios, en la Nueva Jerusalén estará plenamente mezclado e incorporado en el hombre.

¡Alabamos al Señor por la economía de Dios! En Su economía Él nos hará lo mismo que Él es en cuanto a Su vida y Su naturaleza. Este es nuestro destino como Hijos de Dios, como creyentes en Cristo y miembros del Cuerpo. ¡Este es un proceso que dura una vida y comienza en nuestra regeneración y continúa con nuestra santificación, transformación, conformación y finalmente en nuestra glorificación! Dios ganará aquello que procura hoy. ¡Él llevará a cabo Su economía, en el hombre! ¡Necesitamos ver la economía de Dios, prestar atención, valorar apropiadamente la economía de Dios y ser regidos por una visión madura y fuerte de la economía de Dios! ¡Estamos aquí en la economía de Dios y para la economía de Dios! [Compartir inspirado en el Avivamiento matutino La línea central de la Biblia; read this portion also in English via, God’s economy is to make man the same as He is in life and in nature but not in the Godhead]

¡Gracias, Señor, por incluirnos en tu economía! ¡Te alabamos por Tu intención y el deseo de Tu corazón! ¡Haznos más como Tú en vida y naturaleza! ¡Constitúyete más en nosotros y transfórmanos más hoy! ¡Señor, concédenos una visión de Tu economía! ¡Queremos ver lo que hay en Tu corazón! ¡Que una clara visión de Tu economía nos rija y dirija nuestro corazón! ¡Sálvanos de ser personas sin visión! ¡Que Tu economía sea bien real para nosotros!

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Línea Central de la Biblia: ¡El Dios Triuno! ¡Nuestro Dios es Uno y aún así es Tres, Él es Triuno!


En estos días estamos disfrutando la Línea Central de la Biblia, que es la línea central de la revelación divina en la Palabra Santa. Ayer vimos que el primer asunto en la Línea Central de la Biblia es la Palabra de Dios, que es la expresión, la definición y la explicación de Dios. Hoy disfrutamos el segundo punto, que es ¡el Dios Triuno! Dios es el principio de la Biblia (Gn 1:1; en el principio creó Dios…) y ¡Él es el principio de todas las cosas! Él “empezó todo esto” y es el origen de todas las cosas/ todos los seres que existen. Como tal nuestro Dios es uno. Aún así la Biblia revela claramente que Dios es tres: El Padre, el Hijo y el Espíritu. Esto es lo que confunde a la mayoría de las personas, creyentes o no, y se preguntan ¿cuántos dioses hay? ¿Uno o tres? Muchos buenos cristianos creen de manera sólida en tres Dioses distintos, mientras que otros están confundidos de manera diferente. Como seres humanos creados por Dios es imposible que comprendamos a Dios. Martín Lutero dijo una vez: “Si comprendieras al Dios Triuno, serías Dios mismo”. ¡Aunque no podemos entender completamente a Dios al menos podemos ver lo que la Biblia dice acerca de Dios y creemos lo que dice la Biblia, confirmado por nuestra experiencia y disfrute! A continuación algunos puntos o asuntos relacionados con nuestro maravilloso Dios Triuno:

  • Nuestro Dios existe por Sí mismo y por siempre (Ex 3:14). Él es el gran YO SOY, el verbo SER. ¡Él no necesita que nada ni nadie lo sostenga, que lo apoye o lo ayude en Su existencia! ¡Dios simplemente ES!
  • Nuestro Dios ES UNO por la eternidad. Nuestro Dios es UNO eternamente, para siempre (1Co 8:4; Is 45:5; Sal 86:10). Sólo hay UN Dios. ¡No hay tres dioses o más, sólo Uno! El primer atributo de Dios es la unicidad. ¡Ser un Dios!
  • Nuestro Dios es tres por la eternidad. Tres. El Padre, el Hijo y el Espíritu. ¡Nuestro Dios es Triuno! El Padre es eterno (Is 9:6), el Hijo es eterno (He 1:2; 7:3) y el Espíritu es eterno (He 9:14). Nuestro Dios es uno con el aspecto (hipóstasis) de tres. ¡El Dios Triuno, uno y tres!
  • Los tres en la Deidad coexisten (existen simultáneamente). El Padre, el Hijo y el Espíritu no son tres modos o etapas de Dios, sino que los tres coexisten, es decir, existen al mismo tiempo (Jn 14:16-17; Ef 3:14-17; 2Co 13:14). Donde está el Padre, allí está el Hijo y el Espíritu.
  • Los tres en la Deidad son coinherentes. ¡Ellos mora el uno en el otro! Este es un concepto difícil de dilucidar ya que los seres humanos podemos coexistir pero no somos coinherentes con nadie más. Sin embargo, en Jn 14:10-11 el Señor dice claramente: “¿No crees que yo soy (estoy) en el Padre, y el Padre en mí?… Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí… “
  • Los tres en la Trinidad Divina son distinguibles pero no separables. ¡Sí, el Padre/el Hijo/el Espíritu tienen (cada uno) funciones específicas, pero cuando uno de ellos hace algo no lo hace en Sí mismo o por Sí mismo, sino CON los demás! ¡Esta es la belleza de esto: Los Tres en la Deidad pueden distinguirse pero no pueden separarse! ¡En Su coexistencia los tres de la Deidad son distintos, pero Su coinherencia muestra que son Uno! ¡Distinguibles pero inseparables!

¡Alabamos al Señor por el maravilloso Dios triuno! “¿Por qué es Dios tan complicado? ¿Por qué hemos de saber todas estas cosas?” preguntan muchos. La razón principal razón para que Dios sea uno y a la vez tres; la razón para ser triuno es para poder impartirse en nosotros para ser nuestra vida y nuestro todo. ¡Nuestro Dios es el Padre, el Hijo y el Espíritu para poder alcanzar al hombre, entrar en el hombre, ser todo para el hombre, transformar al hombre y hacer del hombre su morada, Su habitación! ¡Alabado sea el Señor! Hoy no necesitamos acumular demasiado conocimiento doctrinal o intentar comprender a Dios. Estos serían obstáculos. ¡Hoy sólo necesitamos disfrutarlo y experimentarlo! ¡Necesitamos disfrutar y recibir la impartición del Dios Triuno! [porción del disfrute de Los aspectos cruciales de las prioridades en el recobro del señor hoy (Witness Lee), y Lecciones de la Verdad, nivel 1 lección 2. Read this portion also via, The Central Line of the Bible – The Triune God! Our God is One yet Three, He is Triune!]

¡Oh, Dios Triuno, Te amamos! ¡Podemos no comprender completamente la manera en que esto opera o cómo exactamente es, pero nos abrimos para recibirte y disfrutarte! ¡Gracias, Dios Triuno por impartir todo lo que eres en nosotros! ¡Sólo permanecemos abiertos para recibir tu impartición continua, estupenda, diaria y normal! ¡Que sigamos disfrutándote! ¡Ilumínanos más para entenderte, comprenderte y experimentarte como el Dios maravilloso y Tres-Uno que eres! ¡Oh, Dios Triuno, Te amamos! ¡Eres maravilloso!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Cuál es la línea central de la revelación divina en la Biblia? ¿Cuál es la revelación principal en la Biblia?


¡Esta es una pregunta que todos los creyentes verdaderos en Cristo deben hacerse y que debe constituirse en ellos! La Biblia habla de muchas cosas y trata de muchos asuntos; hay muchos libros y muchos escritores. ¡Las Escrituras como el aliento de Dios (2 Tim 3:16) tiene una línea central: Hay una revelación central en la Biblia! ¡Por un lado, todos necesitamos conocer la revelación principal en la Biblia y por otro, es importante que conozcamos los puntos menores en la Biblia! En realidad lo importante es ver y conocer el “tronco”, es decir, la línea central de la revelación divina. Debemos enfatizar la línea central de la revelación divina, sin embargo no debemos olvidar “las ramas”, que son los puntos secundarios en las Escrituras. Ya que la Biblia es la Palabra de Dios y está escrita por Dios mediante los hombres que recibieron la trasmisión del Espíritu Santo (2 P 1:21), la línea central de la revelación divina en la Biblia no contradice o excluye ninguna otra porción, aún las menores o secundarias. ¡Toda doctrina o asunto pequeño en la Biblia confirma y está firmemente relacionado con la revelación principal en la Biblia!

Así mismo, cualquier interpretación de la única biblia no debe tener pequeñas revelaciones cuyas interpretaciones sean contrarias, carezcan de armonía o concordancia con respecto a la revelación principal de la Biblia, que es única y completamente consistente (Los “Diez” unos extremadamente cruciales para la edificación del Cuerpo de Cristo).

¡Alabamos al Señor pues hoy podemos conocer y estar seguros respecto a cuál es la línea central de la revelación divina! ¡A través de los tiempos muchos creyentes verdaderos han discutido acerca de cuáles son los asuntos principales en la Biblia! Ha habido mucha división y se han creado muchas denominaciones a partir de la interpretación de la Biblia, la defensa de ciertos asuntos específicos y la determinación de los más importantes. ¡Divisiones basadas en los asuntos principales o en los secundarios! Sin embargo, La Biblia es UNA, Dios es UNO y la economía de Dios también es UNA. ¡Dios desea la unicidad en el Cuerpo de Cristo! Es decir, que el Cuerpo, que es uno, tenga sólo una expresión práctica. Dios desea que el Cuerpo de Cristo sea verdaderamente UNO, pero Satanás ha usado el hombre creyente sin un apropiado adiestramiento en la Palabra y sin una experiencia equilibrada o apropiada, y al hombre carnal, para crear divisiones en el Cuerpo de Cristo, incluso usando la Palabra de Dios. Por ello es importante que veamos y conozcamos “el tronco”, la línea central de la revelación divina en la Biblia y luego todo lo demás en la Biblia cobrará sentido y encajará, ya que todas las cosas están apropiadamente relacionadas con la revelación central. ¡La Biblia habla principalmente de Dios (todo comienza a partir de Dios), la economía de Dios y la impartición de Dios! Más específicamente, después de mucho estudio, consideración de las Escrituras y una interpretación apropiada de la Palabra Santa, hemos visto, experimentado y disfrutado el hecho de que hay SIETE asuntos extremadamente cruciales que componen la línea central de la Revelación Divina: La Palabra de Dios, el Dios Triuno, la economía de Dios, el Cristo todo-inclusivo, el Espíritu vivificante, el Cuerpo de Cristo y la Nueva Jerusalén. Los próximos días y semanas estaremos tratando estos asuntos principales en la Biblia, que todos los creyentes aman, aceptan y atesoran – ¡la línea central de la revelación central en las Escrituras! [Compartir de la reciente Palabra santa para el avivamiento matutino, La línea central de la Biblia. Read this portion in English also via, What is the Central Line of the Divine Revelation in the Bible? What’s the main revelation in the Bible?]

¡Señor, sálvanos de estar enfocados demasiado en los puntos menores de la Biblia! ¡Concédenos una visión del TRONCO – la línea central de la revelación divina en la Biblia! ¡Sálvanos de causar división en el Cuerpo de Cristo al enfatizar los puntos menores! ¡Concédenos misericordia, Señor, para que podamos ver y que esto se constituya en nosotros – Dios, Su economía y Su impartición en nosotros como los asuntos principales en la Biblia! ¡Te alabamos, Señor, por Tu Palabra!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

¡La era del jubileo es la era del éxtasis – llegamos a la exultación máxima al disfrutar al Señor!


¡Dios quiere ser el placer del hombre, aquello que el hombre posee y la herencia del hombre – por ello se presentó al hombre en el principio como el árbol de la vida! ¡Al haber perdido el hombre su herencia (Dios mismo) y a su familia (el Dios Triuno y la familia de Dios), el hombre necesita ser recobrado, restaurado y traído de vuelta a su posesión, su herencia! En el Antiguo Testamento vemos que en el pueblo de Dios algunos a veces tenían que vender cuanto poseían y hasta toda la tierra para poder sobrevivir (por diferentes razones). De igual modo, otros se veían forzados por las circunstancias a venderse como esclavos para tener algo que comer y techo sobre la cabeza. Según el tipo mostrado en Lev 25 vemos que el jubileo tiene dos bendiciones principales. La primera es que todos los que han perdido su posesión serán devueltos a ella (Lev 25:9-13). Dios se propuso ser la posesión del hombre, la porción de su herencia, incluso su morada (Sal 16:5; 90:1) pero el hombre perdió a Dios en su caída (Ef 2:12). Sin embargo, el jubileo de Dios trae al hombre de vuelta a Dios como su herencia (ver Hch 26:18; Ef 1:14). Dios es la herencia del hombre. ¡La segunda gran bendición del jubileo es que todos los que se vendieron como esclavos saldrían libres (Lev 25:39-41)! ¡Alabado el Señor por el jubileo, cuando todos serían devueltos a sus posesiones y serían libres para regresar a sus familias! ¡Hoy en la era del Nuevo Testamento nos encontramos en ese “año” (era) de gracia – el “año” (era) del jubileo!

¡En el Nuevo Testamento el Señor Jesús es el jubileo y Él nos introduce en el jubileo! Toda la era de la gracia, la era neotestamentaria, es la era del jubileo. ¡En el jubileo todas las cosas son agradables y satisfactorias para nuestro corazón y somos libres de la ansiedad, estamos relajados, emocionados e incluso exultantes! ¡La trompeta ha sonado, hemos salido libres al creer en el Señor Jesús y hemos regresado a Dios como nuestra porción de herencia y a la iglesia como nuestra familia divina! ¡Aleluya! ¡Aquí disfrutamos al Señor e incluso experimentamos una profunda alegría! Cuando un esclavo es liberado, él siente gran alegría. ¡Cuando el Señor liberó a los israelitas de Egipto y las aguas partidas del Mar Rojo se cerraron sobre los egipcios, el pueblo experimentó gran alegría! ¡Hoy nosotros hemos sido liberados y estamos disfrutando a Dios en Cristo como nuestra posesión recuperada, nuestra herencia recuperada – necesitamos disfrutarle a tal grado que, al menos interiormente, estemos en éxtasis! ¡La era del jubileo es la era del éxtasis – disfrutamos a Cristo como nuestra posesión, como nuestra herencia en la vida de iglesia a tal grado que saltemos de alegría, que estemos desbordados por el gozo! ¡Toda nuestra vida cristiana, al disfrutar a Cristo cada día y aún cada momento, es (y debe ser) una vida extática, al estar repletos de gozo interior!

El hermano Watchman Nee una vez expresó: “Si como cristiano usted nunca ha alcanzado el punto de estar exultante, completamente desbordado de gozo, usted no está a la altura”. Si nosotros como creyentes en el Señor no hemos alcanzado nunca ese nivel de exultación, de gozo extremo y de éxtasis en el Señor – incluso de estar “loco” de amor y alegría por el Señor – esto nos muestra que no disfrutamos suficientemente a Dios. ¡Necesitamos disfrutar al Señor más y más cada día hasta el éxtasis interior, llenos de Él y plenamente en posesión de nuestra herencia, Cristo!Si no hay gozo en nosotros, no podremos llegar a experimentar a Dios en un verdadero éxtasis, pero si disfrutamos siempre a Dios llegaremos al punto en que no podremos evitar estar en éxtasis” (Hermano Witness lee en El jubileo). ¡Tremendo! ¡Amén! [Porción de disfrute del libro El jubileo de Witness Lee y del Estudio-vida del evangelio de Lucas. Read this portion in English also via, in the age of the jubilee we are in the age of ecstasywe are besides ourselves enjoying the Lord!]

¡Señor, gracias por proclamar el jubileo! ¡Estamos en la era de la gracia, la era del jubileo! ¡Qué continuemos disfrutándote más cada día! ¡Queremos ser cristianos que estemos a la altura – llenos del disfrute de Dios! ¡Llénanos más de Dios, más del disfrute divino, para que podamos estar en éxtasis disfrutándote! ¡Amén, Señor, queremos ser introducidos en la era del jubileo en nuestra experiencia al disfrutar de nuestra herencia! ¡Aleluya!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

hoy Dios el Padre está glorificado en el Hijo y Cristo el Hijo está glorificado en la iglesia


Esta mañana fui tan animado por la oración del Señor en Jn 17:22-23, donde Él dice:

La gloria que me diste, Yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y Tú en Mí, para que sean perfeccionados en unidad, para que el mundo conozca que Tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a Mí me has amado.

¡Qué maravilloso! ¡La oración del Señor en Juan 17 es que Dios sea glorificado en el Hijo y el Hijo sea glorificado en la iglesia – mediante la unicidad de la iglesia en el Dios Triuno! Primero, Dios fue glorificado en Cristo en Su resurrección – el elemento divino de Cristo, Su vida divina, fue liberada desde dentro de Su humanidad e impartida a Sus muchos creyentes (Jn 12:23-24) y todo Su ser (incluyendo Su humanidad) fue introducida en la gloria (Lc 24:26). ¡En la resurrección de Cristo, el elemento divino de Dios fue expresado y Dios fue glorificado! Sin embargo ¡hoy Dios es glorificado en el Hijo y a través del Hijo POR la iglesia! ¡Cuando la iglesia sea regenerada, santificada, crucificada y plenamente unida a Cristo en gloria, entonces el Hijo de Dios será expresado y manifestado! ¡Siempre que Dios sea expresado mediante Su Hijo o mediante Su iglesia, ESO ES GLORIA! El Señor inició Su oración de Juan 17 en el versículo 1 donde dice: Glorifica a Tu Hijo, para que Tu Hijo Te glorifique a Ti. En cierto sentido Pablo continuó o expandió esta oración de una manera práctica en Ef 3:21:

A Él sea gloria en la iglesia y en Cristo Jesús, en todas las generaciones por los siglos de los siglos. Amén.

¡Hoy la Gloria de Dios está en el Hijo mediante la iglesia! Gloria es simplemente la expresión de la vida divina y la naturaleza divina – ¡si somos creyentes que viven por la vida divina y la naturaleza divina expresaremos la gloria divina! ¡Cuando todos nosotros, como el Cuerpo de Cristo vivimos, no por nosotros mismos, sino por la vida y naturaleza divinas, expresaremos a Cristo de manera corporativa – esta es la gloria de Dios! Así es como el Señor es glorificado en nosotros – y ¡en esta glorificación, el Padre es glorificado! Todo está en esta maravillosa unión orgánica entre los creyentes y el Dios Triuno. Cuando el Señor oró para que fuéramos uno, Él dijo “que puedan estar EN NOSOTROS” – la unicidad entre los creyentes se produce cuando éstos permanecen en el Dios Triuno. El Padre es glorificado mediante la unión orgánica de los creyentes de Cristo con el Padre, en el Hijo, en unicidad (Juan 17:23).

¡El Señor oró para que fuéramos uno en la práctica con el Dios Triuno – necesitamos darnos cuenta que al creer en Cristo somos colocados en Cristo y somos hechos uno con Él! ¡En el Dios Triuno hay una maravillosa unicidad coinherente – y hemos sido colocados dentro de esa unicidad! ¡Esta unicidad ha sido ampliada para incluirnos a nosotros los creyentes en Cristo, y ha sido reproducida dentro de nosotros para que pudiéramos ser uno con Dios y los unos con los otros! Hoy Cristo está en nosotros y de este modo nosotros estamos en Él. Cuando vivimos en nuestro espíritu – cuando vivimos por la vida divina y según la vida divina, expresamos al Señor Jesucristo en nuestro vivir. Esta es la glorificación de Cristo – ¡Cristo se expresa a través de nosotros! En Su glorificación, Dios el padre es glorificado. El Hijo es glorificado en la iglesia y el Padre es glorificado en el Hijo. ¡Qué misterio! ¡Qué realidad maravillosa nos ha sido entregada! [Inspirado por La conclusión del Nuevo Testamento, mens. 288, tal como se cita en la Palabra santa para el avivamiento matutino sobre el Estudio de cristalización de Isaías (2). Read this portion in English also via, today God the Father is glorified in the Son and Christ the Son is glorified in the church]

¡Señor, gana lo que quieres en nosotros! ¡Logra el deseo de Tu corazón en nosotros! ¡Que seamos uno contigo aún más! ¡Queremos llevar a cabo esta unicidad –viviendo por la vida divina y siendo según la naturaleza divina! ¡Oh, Señor, introdúcenos en esta unicidad ampliada del Dios Triuno coinherente! ¡Gracias por incluirnos en esta unicidad – Tú nos has dado la unicidad del Dios Triuno! ¡Sólo queremos que seas expresado en nosotros – para que Dios gane Su gloria mediante la iglesia!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¡Jesucristo fue hecho un pacto para nosotros: Él es el Mediador y el Ejecutor del nuevo pacto!


El deseo del corazón de Dios no es que el hombre le sirva y sea sumiso ante Él. ¡Dios desea darle al hombre todo lo que Él es para que el hombre lo disfrute y lo exprese! Por eso Dios creó al hombre y lo colocó frente al árbol de la vida. ¡Él quería que el hombre lo disfrutara y lo tomara como su vida! Por esta razón Dios llamó a Abraham e hizo un pacto con él, prometiéndole a él y a su descendencia que serían bendecidos. Igualmente por esto Dios escogió un pueblo, Israel, y moró entre ellos. Por la misma razón Dios se hizo hombre en la persona del Señor Jesús; llegó a ser el Espíritu vivificante en Su resurrección y regeneró a muchos creyentes en Cristo para ser Su Cuerpo, para que este Cuerpo fuera Su expresión y reproducción. Todo por esto: ¡Dios desea impartir todo lo que Él es, todas las riquezas de Su ser, dentro del hombre, para que el hombre pueda disfrutarle, sea lleno de Él y exprese a Dios de manera espontánea! Aunque el hombre cayó y llegó a ser pecador, ofendiendo a Dios hasta el extremo, Dios todavía quiere lo mismo. En Su sabiduría el ofreció a Cristo para rescatar al hombre del enemigo y que el hombre pudiera cumplir todos los requisitos de la justicia, la santidad y la gloria de Dios. ¡Cristo vivió como hombre sobre la tierra de manera perfecta, fue llevado a una muerte que es todo-inclusiva y trajo al hombre de regreso a Dios!

En el antiguo Testamento vemos que Dios puso a Cristo por pacto a Su pueblo. Isaías 42:6 dice:

Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones,

Jesucristo fue hecho pacto para nosotros. ¡Él es la garantía de Dios, el fiador de Dios, pues Él es la herencia para Su pueblo! Este pacto es más sólido que una mera promesa. ¡Es algo validado y promulgado, es decir, anunciado y puesto en vigor por la sangre derramada de Cristo (Mt 26:28)! Cristo promulgó el nuevo pacto (el cual finalmente llegó a ser testamento nuevo) con Su sangre, para la redención de las transgresiones del pueblo de Dios. Él redimió al hombre de vuelta a Dios e hizo al hombre apto para heredar todo de Dios. Ahora Dios es nuestra herencia. ¡El Espíritu es las arras de nuestra herencia (Ef 1.14) y Cristo es el fiador del nuevo pacto! (Heb 7:22). ¡Los atributos divinos de Dios han llegado a ser las inescrutables riquezas de Cristo, que nosotros heredamos, y el Dios Triuno completo es la garantía y las arras que nos asegura y nos adelantan que esto efectivamente está ocurriendo! Cristo es el nuevo pacto que Dios nos entrega. Él es la garantía, la seguridad del nuevo pacto. Él promulgó el nuevo pacto y en Su resurrección Él llegó a ser todo nuestro legado (herencia) según este nuevo pacto y Él es también el Mediador, el Ejecutor, para llevar a cabo este nuevo testamento (Heb 9:15-17).

¡Esto es grandioso! ¡Cristo lo es todo en la economía de Dios y Él es lo único que Dios nos entrega! ¡Él es el Amado de Dios, la corporificación de todo lo que Dios es y todo lo que Dios tiene, y nuestra porción según el testamento nuevo asignado por Dios a nosotros! ¡Hoy Cristo es el Mediador de este nuevo arreglo, pacto nuevo, que asegura que todos Sus creyentes puedan disfrutar a Dios hasta el máximo! ¡También asegura que todos nos beneficiemos de este nuevo pacto! Cristo, como el Ejecutor del nuevo pacto está haciendo que todo nuestro legado, según este nuevo pacto (que está contenido en el Nuevo Testamento) esté siendo aplicado y hecho real para nosotros, los creyentes en Cristo. Él, como la centralidad y universalidad de la economía de Dios, es la realidad del nuevo testamento. ¡El mismo Cristo, siendo tan rico, es el pacto que Dios nos entrega! ¡Por un lado, es un “pacto legal”, que establece obligaciones. Esto compromete a Dios a darnos todo lo que Él es. ¡Por otro lado, Cristo en nuestro espíritu es la realidad del nuevo pacto! Cuando nos volvemos a nuestro espíritu, disfrutamos a Cristo como nuestro Mediador. ¡Él nos aplica todas las riquezas de Dios, todo lo que Dios es y tiene, y todo lo que Cristo ha logrado! [Del Estudio-vida de Isaías tal como se cita en la Palabra santa para el avivamiento matutino sobre el estudio de cristalización de Isaías (2)] [read more this sharing in English also via, Jesus Christ became a covenant to us: He is the Mediator and Executor of the new covenant!]

¡Gracias Señor por el Nuevo pacto! ¡Eres la Persona todo-inclusiva que pasó por este maravilloso proceso para llegar a ser el nuevo pacto que Dios nos da! ¡Señor, que sigamos disfrutándote como la realidad de todo lo que Dios quiere ser para nosotros y todo cuánto quiere darnos! ¡Continúa aplicando todas las riquezas de Dios a nuestro ser y todo lo que has logrado! ¡Que sigamos volviéndonos a nuestro espíritu para tocar la realidad del nuevo pacto! ¡Gracias Señor por hacernos aptos para disfrutar todo lo que eres y has logrado!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¡En Su ascensión Cristo nos llevó en un séquito de enemigos vencidos y nos hizo dones para el Cuerpo de Cristo!


Hay algunas palabras y frases en el libro de Isaías que son como ventanas. Por ellas, con la ayuda de la Biblia completa, podemos ver mucho más de lo que Isaías escribió acerca de esos asuntos. Esas palabras, como ya hemos visto anteriormente, son: LINAJE (refiriéndose a Su SIMIENTE), LARGOS DÍAS (refiriéndose a la PROLONGACIÓN de Sus días) y DESPOJOS (refiriéndose al BOTÍN obtenido) (Isaías 53:12). Este versículo dice:

Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.

La palabra “despojos” aquí indica que hubo una guerra. Alguien resultó vencedor y hubo un botín de guerra para repartir y disfrutar. Dios tiene un enemigo, Satanás, y este enemigo ha usurpado al hombre, tomándolo cautivo. Todos los nacidos en Adán (toda la humanidad) están cautivos de Satanás, ya que todos nacimos en la carne, donde mora Satanás. Sin embargo, Hubo UNO en el que Satanás no tenía parte, suerte, base ni esperanza absolutamente, ¡el Señor Jesucristo! Este Dios-hombre, perfecto, vivió en la tierra por 33 años y medio y fue llevado a la muerte sobre la cruz. Al morir, todo el universo estaba observando: ¡Esa cruz se convirtió en el centro del universo! ¡Dios estaba allí; Cristo estaba allí; Satanás y sus ángeles estaban allí; nosotros estábamos allí, el hombre estaba allí! Mediante Su muerte en la cruz, Cristo derrotó a Satanás y sus poderes. Aquel que tiene el imperio de la muerte fue destruido, por medio de la muerte del Señor (Heb 2:14) y Él salió de la muerte en victoria (Hch 2:24). ¡La muerte no pudo retenerlo! ¡Él resucitó! Ahora la muerte ha sido derrotada. El Cristo en resurrección tiene la solución de la muerte. ¡En Su muerte Cristo clavó en la cruz todas las cosas negativas en el universo, derrotó a Satanás y venció a todos sus ejércitos! Él juzgó a Satanás, el pecado, el mundo e incluso la muerte. Exteriormente Él lucía derrotado e irremediablemente muerto en la cruz. ¡Por detrás de todo este despliegue negativo, tal como es revelado en Col 2:15, Cristo obtuvo una gran victoria! ¡Jesús destruyó al diablo! Se deshizo del enemigo y de todas las fuerzas malignas que se aferraban a Él. ¡Él obtuvo una victoria! ¡Ahora proclamamos esta victoria sobre Satanás y pronto Dios aplastará definitivamente a Satanás bajo los pies!

Después de Su resurrección, Cristo ascendió. La ascensión de Cristo fue una manifestación de la victoria de Cristo, al llevar en Su desfile de triunfo a los cautivos, al botín y a la presa. Cuando conquistó al diablo, Satanás, Cristo obtuvo un gran botín. Él llevó cautivos a todos aquellos que estaban cautivos de Satanás. ¡Él derrotó a Satanás y capturó todas las posesiones de éste (haciendo que fueran cautivos Suyos)! Dios el Padre fue el Grande y el Fuerte y Dios el Hijo fue el guerrero. Él llevó a cabo una batalla y al ganarla capturó a todos los cautivos de Satanás. Todos los hombres, comenzando con Adán e incluyéndonos, habían sido capturados por Satanás. Ahora, Ef 4:8 dice:

…Subiendo a lo alto, llevó cautivos a los que estaban bajo cautiverio y dio dones a los hombres.

¡Alabamos al Señor porque fuimos hechos prisioneros de Cristo, que nos llevó en un desfile triunfal de vencidos, fuimos presentados al Padre y el Padre nos devolvió a Cristo! ¡Cristo entonces nos dio a nosotros al Cuerpo como dones para el Cuerpo (“Dio dones a los hombres”. Estos dones no son habilidades, sino los especificados en el v.11)! Éramos esclavos de Satanás, bajo el poder del pecado y la muerte, pero Cristo, a través de Su muerte y resurrección, venció a Satanás y tomó como cautivos Suyos a aquellos (nosotros) que Satanás tenía cautivos, prisioneros. ¡En Su ascensión Él llevó al Padre una procesión triunfal, un desfile de la victoria, con un séquito de vencidos y nos dio como dones para Su Cuerpo! ¡Ahora, siendo el Cuerpo de Cristo y estando en el Cuerpo de Cristo, nosotros ejecutamos esta victoria del Señor; derrotamos a Satanás en la práctica, al colocarnos y permanecer en la victoria de Cristo! ¡Nosotros en realidad no peleamos para obtener “una victoria”, sino que peleamos “desde la victoria”, desde la posición de ascensión! ¡Cristo es el Vencedor y nosotros somos uno con Él en Su ascensión (victoria)! ¡Alabado por esta maravillosa ascensión! [Del Estudio-vida de Isaías tal como se cita en la Palabra santa para el avivamiento matutino sobre el estudio de cristalización de Isaías (2)] [read this article also in English via, in His ascension Christ led us in a train of vanquished foes and made us gifts to the Body of Christ!]

¡Alabado, Señor, por tu ascensión! ¡Éramos prisioneros de Satanás pero Tú lo has derrotado! ¡Ahora somos Tus cautivos, parte de tu desfile triunfal! ¡Somos uno contigo en tu victoria! ¡Somos dones dados al Cuerpo por el Cristo resucitado y ascendido! ¡Aleluya, ahora somos uno contigo en la ejecución del juicio al derrotado Satanás! ¡Señor, haznos tener una visión fresca de lo que somos por Tu causa y en Ti! ¡Eleva nuestro hablar del evangelio y la verdad! ¡Colócanos plenamente en la posición de Ascensión! ¡Tremendo, Señor, amén!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,