RSS

Archivo de la categoría: El Señor como nuestro alimento

Abel creyó el Evangelio y Ofreció un Sacrificio a Dios para Su Satisfacción


Abel Believed the Gospel and Offered a Sacrifice to God for His Satisfaction. Gen. 4:4, And Abel also brought an offering from the firstlings of his flock, that is, from their fat portions. And Jehovah had regard for Abel and for his offering.Abel, Enós, y Enoc, nos muestran una manera práctica de como nosotros como creyentes podemos experimentar y disfrutar a Cristo como nuestra vida y vivir una vida vencedora.Abel, Enós, y Enoc, nos muestran una manera práctica de como nosotros como creyentes podemos experimentar y disfrutar a Cristo como nuestra vida y vivir una vida vencedora.

En Abel vemos concretamente cómo el disfrutaba a Cristo como sus ofrendas para poder tener una base sólida en cuanto a su vivir – hoy tenemos que lavar nuestras ropas para que tengamos derecho a comer del árbol de la vida (Apocalipsis 22:14).

Abel también participó y presentó a Cristo como sus ofrendas, sabiendo que no tenía ninguna otra base y fundamento de pie, excepto la redención judicial de Cristo. Como resultado de ello, lo que se constituyó en Abel fue Cristo como su justicia.

¿Qué más podemos ofrecer a Dios por nuestros pecados y transgresiones sino a Cristo mismo como la realidad de todas las ofrendas? Ante Dios no tenemos otra posición, excepto la perfecta redención judicial realizada por Cristo mediante Su muerte en la cruz.

Abel fue nuestro modelo, creyendo en el evangelio que le fue predicado a él y a su hermano por sus padres, y ofreciendo a Dios un sacrificio conforme a Dios y para la satisfacción de Dios.

Hay una manera en que podemos ser vencedores – simplemente necesitamos cuidar del propósito de Dios y ofrecer Cristo a Dios como el sacrificio perfecto por los pecados, aplicando Su preciosa sangre a nuestra conciencia y a todo nuestro ser! Luego, a medida que lavamos nuestras ropas, entramos en la ciudad por las puertas para disfrutar del árbol de la vida!

La Primera Familia de Fe en la Tierra

Cuando uno lee Génesis 4 se puede preguntar cómo sabía Abel de ofrecer a Dios un sacrificio de la manada, ya que no hay ninguna orden expresa de Dios con respecto a esto. Además, Dios aún no había ordenado que el hombre comiera del ganado – el hombre sólo comía verduras y frutas desde ese tiempo hasta el diluvio (ver Génesis 1:29; 9:3-4).

Esto nos lleva a creer que Adán y Eva predicaron el Evangelio a sus hijos a medida que crecían, y Abel creyó el evangelio! Adán y Eva con sus hijos fueron la primera familia de la fe en la tierra, y Abel era un creyente, un modelo para todos nosotros.

Caín fue labrador de la tierra, sirviendo a la tierra, el trabajó por sí mismo para sustentarse y mantener su propia vida por sus propios medios. Abel, por su parte, era un ” pastor de ovejas “(Génesis 4:2).Como no podíacomer las ovejas, ¿cuál era el propósito de cuidar ovejas? La ocupación de Abel indica que él no vivía principalmente para sí mismo (como hizo su hermano), sino que vivía conforme al deseo de Dios para el cumplimiento delpropósito de Dios en Su redención.

Adán y Eva le dijeron a sus hijos la manera en que habían pecado y cómo Dios vino, les predicó el evangelio (“la simiente de la mujer herirá la cabeza de la serpiente” en Gen. 3:15),sacrificó un cordero para ellos, y los cubrió con su piel (véase también Génesis 3:21).

Abel creyó el evangelioy vivió el evangelio para agradar a Dios. Él se dio cuenta de que era un pecador, que era malvado, y que estaba contaminado a los ojos de Dios, y que sin derramamiento de sangre no hay perdón de los pecados (vea Hebreos 9:22).

El que Abel apacentara ovejas, era su trabajo no para producir alimentos para su sustento, sino para proporcionar ofrendas para la satisfacción de Dios. (vea Hebreos 10:5-10).

La Ofrenda de Abel es un Tipo de Nuestra Ofrenda de Cristo a Dios

Reconocimiento fotográfico: Google Plus – Hebreos. 11:4, Abel, aun habla Hoy.

Reconocimiento fotográfico: Google Plus – Hebreos. 11:4, Abel, aun habla Hoy.

Caín sirvió la tierra, pero Abel sirvió a Dios – y ellos establecieron un patrón a través del tiempo, ya que incluso en la actualidad sólo hay dos tipos de personas, los que sirven a Dios y los que sirven a la tierra. Pero nada de lo que podemos producir a través de nuestro trabajo en la tierra se puede llevar a Dios como un sacrificio para agradarle y ser justificados delante de Él.

Dado a que somos personas caídas, podemos llegar a Dios solamente a través de la sangre derramada de Cristo, al creer en Él, y ser aprobados según la norma de la justicia de Dios.

Abel fue el primer creyente que también fue martirizado por su fe, y que creyó en el evangelio predicado por sus padres, adorando a Dios de acuerdo a Su manera ordenada. Abel ofreció a Dios de las primicias del rebaño, muy probablemente un cordero, y derramó la sangre para su redención y quemó la grosura para la satisfacción de Dios.

¿Cómo sabía esto y quien le dijo que hiciera esto? Lo que él hizo corresponde a la ley dada posteriormente a través de Moisés al pueblo de Israel, lo que demuestra que su manera de adorar a Dios era de acuerdo a la revelación divina de Dios y no de acuerdo con su propio concepto o preferencia.

Hoy, en la era del Nuevo Testamento también nosotros hacemos lo mismo, en principio, como lo hizo Abel: confesamos nuestros pecados, nos negamos a nosotros mismos, nos dejamos de lado a nosotros mismos, y tomamos el sacrificio perfecto de Cristo como nuestra manera de acercarnos a Dios. Ofrecemos Cristo a Dios como “las primicias de las ovejas de Dios, “presentamos Su grosura como la dulzura para satisfacer a Dios, y tomamos a Cristo como nuestra cubierta.

Abel sacrifico el cordero y lo más probable es que utilizó su piel para cubrirse – nosotros ofrecemos a Cristo a Dios y tomamos a Cristo como nuestra justicia, nuestra cubierta ante Dios! La ofrenda de Abel fue un tipo de Cristo que estaba siendo ofrecido a Dios por Sus creyentes de hoy – por haber tenido tal fe y tal testimonio, Abel sigue hablando hoy (Hebreos. 11:4)!

Abel fue el Primer Sacerdote para Dios

Al ofrecer un cordero a Dios como resultado de creer en el evangelio predicado a él por sus padres, Abel adoraba a Dios de la manera ordenada por Dios y fue el primer sacerdote de Dios. Él vivió para Dios (no para él mismo) y ofreció – en tipo – Cristo a Dios para la satisfacción de Dios (verNúmeros. 18:17).

Hoy nosotros, como los muchos creyentes en Cristo estamos siguiendo el patrón de Abel de no ofrecer nada que salga o provenga de nosotros mismos a Dios como un sacrificio por el pecado, sino para ofrecer a Cristo a Dios personalmente, aplicando Su sangre y ofreciéndole a Dios para Su satisfacción.

Todos somos sacerdotes,- somos un sacerdocio real (1 Pedro. 2:9), Y nuestro privilegio, deber y responsabilidad es identificarnos continuamente con Cristo, Aquel que es absolutamente perfecto, y lo ofrecemos a Dios, al experimentarle, aplicándolo, y disfrutándole.

No necesitamos ir a un “padre” o al llamado “sacerdote” en la Iglesia Católica para ofrecer Cristo a Dios por nosotros – podemos llegar a Dios a través de Jesucristo, ofreciéndole a Dios para Su satisfacción! No necesitamos ir al reverendo, al pastor, al sacerdote de la iglesia anglicana, o a cualquier sacerdote para que ” sea un sacerdote por nosotros hacia Dios”. Todos los creyentes regenerados en Cristo son sacerdotes para Dios, y cada uno de nosotros en la vida de la iglesia es un sacerdote!

Todo lo que tenemos que hacer es tomar la manera ordenada por Dios de adorar a Dios al recibir el lavamiento de la sangre del Señor, negarnos a nosotros mismos, rechazándonos a nosotros mismos y tomando a Cristo como nuestra cubierta, para que podamos vivir en Cristo y ser justicia de Dios en Él. (vea 2 Corintios 5:21 ; Filipenses 1:19-21a). Amén!

Ahora Dios anhela vestirnos con Cristo como el mejor vestido (ver Lucas 15:22), y Él nos viste con ropas de salvación y nos envuelve con mantos de justicia (Isaías 61:10). Hemos sido plenamente aceptados y justificados por Dios en Cristo, para que podamos disfrutar a Cristo!

Gracias Señor por el modelo de Abel, el primer sacerdote de Dios. Simplemente queremos seguir sus pasos al no traer a Dios las cosas producidas por nuestro propio esfuerzo y lucha, sino más bien ofrecer a Cristo como el sacrificio perfecto a Dios. Gracias, Señor, que hay una manera de acercarnos a Dios a través de la sangre de Jesucristo. Podemos aplicar la sangre, recibir el lavamiento de la sangre eternamente eficaz de Cristo, y tomar a Cristo como nuestra justicia. Ofrecemos a Cristo a Dios como el sacrificio perfecto en este momento, y Dios se complace!

Source: Abel Believed the Gospel and Offered a Sacrifice to God for His Satisfaction

Referencias y Lectura Adicional

  • Inspiración: El hablar del hermano Dick Taylor en este mensaje y porciones del Estudio- Vida de Génesis (mensajes 22-23), citados en La Palabra Santa para El Avivamiento Matutino del Estudio de Cristalización de Génesis (1), semana / msg 10, Abel, Enós, y Enoc.
  • Compre este libro de Avivamiento Matutino (vol. 2) aquí.
  • Himnos sobre este tema:
    ¿Que me puede dar perdón? / Solo de Jesús la sangre / ¿Y un Nuevo Corazón? / Solo de Jesús la sangre # Señor, sería como Abel, Contactándote plenamente a Ti; / No por Conocimiento o concepto, sino por la vida fresca y nueva.
    Es mejor que la de Abel, ahora Tu sangre /Habla a Dios por nosotros. / Proporcionando perfecta redención, / Satisfaciendo la justicia de Dios.
Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Cristo es la Palabra de vida: ¡Él nos dio a conocer el Dios misterioso y nos trajo la vida divina!


Esta semana estamos disfrutando uno de los puntos de la línea central de la Biblia, la Palabra de Dios, sin embargo, lo más interesante de esto es que la Palabra de Dios nos es “algo en sí mismo”, lo que es verdaderamente principal aquí es que Cristo ES la Palabra de Dios. Nosotros no venimos a la Palabra de Dios independientemente de Cristo. En realidad, nuestro propósito al venir a la Palabra no es ver o ganar algo aparte de Cristo, sino obtener a Cristo mismo. “En la economía de Dios Cristo es el centro, el Cuerpo es la línea y la Nueva Jerusalén es la meta“. Cristo es todo en la economía de Dios y para Dios, Cristo es el reemplazo universal de todo y todos. Además, la Palabra de Dios es para que crezcamos en vida para la edificación del Cuerpo. La Palabra de Dios es para la edificación del Cuerpo de Cristo: Somos regenerados, alimentados, transformados, nutridos e incluso glorificados por la Palabra de Dios para que lleguemos a ser materiales útiles para la edificación del Cuerpo de Cristo. La meta de la Palabra de Dios es preparar y producir la Nueva Jerusalén. Esta es la meta de la economía eterna de Dios. Esta es la Línea Central de la Revelación Divina – Cristo el centro, el Cuerpo la línea y la Nueva Jerusalén la meta.

Hoy disfrutamos de manera especial que Cristo es la Palabra de vida. Dios en Sí mismo es vida, pero Él es misterioso. A Dios nadie le vio jamás, el Unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, Él le dado a conocer (Jn 1:18). En Cristo estaba la vida y la vida era la luz de los hombres (Jn 1:14). Cristo como la Palabra de Dios trasmite la vida eterna y es el informe, la definición y la expresión de todo lo que Dios es. Cristo como el Hijo unigénito del Padre estuvo, está y siempre estará en el seno del Padre. ¡Este querido Hijo unigénito del Padre está en el seno del Padre para darlo a conocer! ¡Mientras más habla Cristo el Hijo, como la Palabra de Dios, más el Padre es expresado, definido, explicado y dado a conocer! Cristo vino a nosotros como la Palabra de vida y esto es comunicado, misteriosamente en cierto sentido, por el apóstol Juan en 1Juan 1:1-7, y específicamente en los primeros dos versículos:

Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida (y la vida fue manifestada, y hemos visto y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó).

Al leer la porción anterior podremos ver lo misterioso que es Dios, Quien es la vida divina, vino a la tierra para ser un hombre y el pueblo lo vio, lo tocó, lo miró, habló con Él y vieron algo de la Palabra de Dios en Él… y este es hoy el testimonio de aquellos que pueden ver. En el principio estaba la Palabra-Dios y luego en algún momento esta Palabra se hizo carne, llena de gracia y realidad. ¡Si usted quiere la vida divina, está contenida y expresada en Cristo como la Palabra de vida! La vida divina fue manifestada en Cristo como la Palabra de vida. ¡Dios fue expresado en Él, y Cristo habló la Palabra de vida a los hombres! ¡Hoy Cristo es la Palabra de vida todavía, listo para mostrarnos al Padre y todo lo que Dios es para nosotros cuando nos abrimos y lo recibimos! Sí, Dios se hizo hombre y Cristo poseía humanidad. ¡Aquellos que han visto la vida divina nos la trasmitieron y nos la manifestaron a nosotros! ¡Hoy podemos ver y recibir la vida divina cuando nos abrimos al Señor y lo recibimos como el Espíritu en nuestro espíritu! Al volvernos a Él e invocamos Su nombre de manera sincera, “¡Oh, Señor Jesús!”, Él trae la vida divina a nosotros, a nuestro interior [Compartir de la reciente Palabra santa para el avivamiento matutinoLa línea central de la Biblia; citado del Estudio-vida de 1 Juan del hermano Witness Lee. Read this portion in English also via Christ is the Word of life: He declared the mysterious God to us and brought us the divine life!]

¡Oh, Señor Jesús! ¡Te amamos como la Palabra de vida! ¡Eres la expresión de la vida divina del Padre! ¡Señor, eres el Hijo amado en el seno del Padre! ¡Expresas maravillosamente y perfectamente todo lo que Dios es en Su vida divina! ¡Señor, venimos a Ti como la Palabra de vida para recibir más vida hoy! ¡Gracias por llegar a ser real para nosotros como la Palabra de vida! ¡Gracias por la vida divina contenida en la Palabra! ¡Te amamos, Señor Jesús, Palabra viviente de vida!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

¡Cristo como la Palabra encarnada de Dios explicó plenamente a Dios, definió a Dios y expresó a Dios!


Cristo es la Palabra de Dios y el hablar de Dios. La Palabra se encarnó para ser un hombre. ¡Esto significa que el hablar de Dios estaba en un hombre! Dios fue expresado, explicado, definido y hecho real para el hombre mediante el Señor Jesucristo. El hombre Jesús es la Palabra de Dios, el hablar de Dios. ¡El expresó a Dios mediante Su vida, Su obra, Su hablar y todo lo que era y hacía! Dios mismo era Su hablar, mediante palabras y obras. Cristo expresó a Dios y habló Dios mediante palabras y acciones. Algunas veces habló con palabras y expresó, definió y explicó a Dios. En otras ocasiones habló con Sus acciones, Sus hechos y Sus logros. ¡Dios mismo como la Palabra de Dios, como Dios expresado y definido estaba en un “tabernáculo humano” viviendo entre los hombres! “La Palabra se hizo carne y tabernaculizó entre nosotros” (Juan 1:14) para expresar a Dios, explicar a Dios y aún definir a Dios de muchas maneras prácticas. Realmente me encanta esta cita de The Conclusion of the New Testament (men. 22):

En el Antiguo Testamento Dios habló en los profetas mediante hombres movidos por el Espíritu Santo (He 1:1; 2Pe 1:21). En el Nuevo Testamento Él habla en el Hijo, que es Dios expresado (He 1:2-3). Dios el Padre está escondido; Dios el hijo está expresado. Nadie nunca ha visto a Dios pero el Hijo como la Palabra de Dios, como el hablar de Dios lo ha dado a conocer y lo ha expresado. Mientras Dios habló mediante los profetas en el Antiguo Testamento, Él no fue expresado, pero en el Nuevo Testamento Dios habla en el Hijo que Sí lo expresa. Anteriormente Dios habló mediante los profetas de manera indirecta, sin embargo ahora habla directamente en el Hijo. El Hijo es la expresión del Padre.

Esto es lo que Juan 1:18 dice: “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, Él le ha dado a conocer.” Agradecemos al Señor por Cristo como el segundo de la Trinidad Divina que viene a nosotros como la Palabra de Dios encarnada para expresar a Dios, explicar a Dios y definir a Dios para nosotros. ¡Cristo es el Unigénito amado de Dios, que vino como la Palabra de Dios para expresar a Dios! Como se revela en el primer capítulo del evangelio de Juan, Cristo como el Unigénito del Padre, lo expresó mediante la Palabra (Jn 1:1), la vida, la luz (Jn 1:4), gracia y realidad (Jn 1.14). ¡La Palabra es Dios expresado; la vida es Dios impartido; la luz es Dios brillando; la gracia es Dios disfrutado, y la realidad es Dios hecho real para nosotros! ¡Dios mismo es la esencia de todos estos asuntos! Qué maravilloso es que Dios se hiciera hombre y este hombre es la Palabra de Dios y la luz de la vida. También es Aquel que trae la vida divina al mundo al ser el Dios que resplandece para que el hombre pueda nacer de Dios y llegar a ser hijo, y el hombre pueda llegar a ser Dios en vida y naturaleza pero no en la Deidad. Somos regenerados mediante la Palabra de Dios, crecemos en vida al beber la leche de la Palabra (1P 2:2) y conocemos a Dios al venir a la Palabra de Dios. ¡Alabado sea el Señor por Cristo como la Palabra de Dios! [[Compartir de la reciente Palabra santa para el avivamiento matutinoLa línea central de la Biblia. Read this portion in English also via Christ as the incarnated Word of God fully explained God, defined God, and expressed God!]

¡Señor, decimos amén a Tu Palabra! ¡Te amamos como la Palabra de Dios! ¡Eres la definición, la expresión y la explicación de Dios! ¡Gracias por venir a nosotros como la Palabra de Dios para traer a Dios a nosotros! ¡Gracias por Tu hablar, Señor! ¡Continúa hablándonos! ¡Continúa explicándonos a Dios, definiéndonos a Dios y expresando a Dios a nosotros! ¡Queremos recibirte en Tu Palabra y crecer en vida cada día! ¡Señor, Te amamos como la Palabra de Dios!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

¡Cuando recibimos la Palabra de Dios, Cristo como vida es la luz que brilla dentro de nosotros!


En el comienzo de todo, en la eternidad pasada, antes que el tiempo existiera, estaba la Palabra. “En el principio era la Palabra y la Palabra estaba con Dios y la Palabra era Dios” (Jn 1:1). Cristo es la Palabra de Dios como la definición, la explicación y la expresión de Dios. La Palabra es Dios definido, explicado y expresado. Dios es misterioso (nadie lo había visto o conocido) pero Él fue explicado, mostrado, definido y expresado en Su Palabra, que es Cristo mismo. Alabamos al señor porque Dios ya no está escondido. ¡Podemos leer Su Palabra ejercitando nuestro espíritu y podemos ver a Dios expresado, definido, accesible y explicado en Su Palabra! ¡Como definición, expresión y explicación de Dios, la Palabra de Dios es eterna, existente en Sí misma y no tiene comienzo o final! Cristo como el segundo de la Trinidad es la Palabra de Dios, una Persona viviente. Él expresa a Dios, define a Dios y explica a Dios a nosotros. Cuando estaba en la tierra, Él como la Palabra fue tabernáculo entre nosotros (en el griego “tabernáculo” es un verbo en este versículo, no un sustantivo, por eso Él “tabernaculizó” estando entre nosotros) (Jn 1.14) lleno de gracia y de realidad. ¡Él no estaba separado de Dios, sino que, como la Palabra de Dios, Cristo era uno con Dios y lo expresó, lo definió y lo explicó de una manera completa y perfecta! ¡Qué maravilloso lo que Cristo como la Palabra de Dios es para nosotros!

Además, tal como vemos en Jn 1:4, En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Cristo como la Palabra de Dios está lleno de la vida divina. Él es la vida (Jn 11:25; 14:6) y Él vino para que nosotros tuviéramos vida y vida en abundancia (Jn 10:10). ¿Donde se encuentra esté Cristo hoy para que nosotros tengamos vida? Cristo como vida está en la Palabra de Dios. ¡Cuando tomamos, recibimos la palabra a la manera de la vida, recibimos la vida divina contenida en la Palabra! Cuando oímos la Palabra nos damos cuenta que Dios es expresado y explicado: cuando recibimos la Palabra de Dios recibimos el contenido de Dios como vida. Esta vida en nuestro interior brilla como la luz de los hombres. Esto es tan misterioso y al mismo tiempo tan cierto. ¡Es muy complicado de entender y de explicar pero es tan fácil y agradable de experimentar y disfrutar! Cuando recibimos a Cristo como la Palabra de Dios, vemos a Dios definido, expresado y explicado. Lo recibimos como nuestra vida. Esta vida llega a ser la luz que brilla en nuestro interior y nos ilumina. Cuando escuchamos la Palabra y recibimos la luz la vida llega a ser la luz que brilla en nuestro interior para llenarnos de luz. Esta es nuestra experiencia al disfrutar al Señor en Su Palabra cada día: ¡Recibimos más de la vida divina en nosotros y esta vida es luz que brilla para exponernos, mostrarnos tal cual somos, sanarnos, suministrarnos con lo que necesitamos, consolarnos y hacernos personas llenas de luz! ¡Muchos tenemos esta experiencia del disfrute del Señor en Su Palabra al recibir más de su vida divina en Su Palabra! ¡Cuando Su Palabra entra en nosotros, inmediatamente tenemos el sentido de que algo brilla en nosotros! Este es el brillar de la vida divina en nosotros. [Compartir de la reciente Palabra santa para el avivamiento matutinoLa línea central de la Biblia. Read this portion in English also via, When we receive the Word of God, Christ as life comes in and this life is the light shining within!]

¡Señor que sigamos viniendo a Ti como la palabra viviente de Dios! ¡Queremos recibir vida al leer la Palabra de Dios! ¡Sálvanos de leer sólo en busca de conocimiento! ¡Que podamos ver a Dios definido, expresado y explicado en la Palabra de Dios! ¡Quita nuestros velos más cada día para verte en la Palabra y recibir la vida divina al leer la Palabra y oír la Palabra! ¡Señor queremos obtener más vida en la Palabra! ¡Gracias porque esta vida brilla en nosotros y nos ilumina, nos expone y nos suministra!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cristo como vida satisface todas las necesidades del hombre (testimonio de la conferencia de edad universitaria)


El evangelio de Juan es un libro de vida y edificación. Aborda nueve casos acerca del hombre y la manera en que Cristo como vida satisface cada necesidad del hombre. En este evangelio dice que nada en este mundo puede satisfacernos. Fuimos hechos como vasos para contener a Dios. Hemos de ver nuestra verdadera condición hoy. Somos un pecador sediento, que tenemos un Salvador sediento, que anhela que nos consagremos. Siempre que tenemos sed, cuando nos sentimos insatisfechos y vacíos, sólo necesitamos venir a Él y tomarlo como nuestra vida. Dios fluye continuamente para impartirse en nosotros con Su vida divina como el elemento de vida que satisface la necesidad de Sus elegidos y que éstos sean Su deleite y Su satisfacción.

Además, debemos dejar a un lado nuestras opiniones naturales y permitir que el Señor nos guíe y se revele a nosotros permitir que el Señor nos guíe y se revele a nosotros para que podamos ser avivados y vivificados por el Señor en resurrección. Su vida se ocupará de todas nuestras necesidades. Debemos detenernos y volvernos a Cristo para comer más de Él al recibirlo como nuestra vida y suministro de vida. Cuando no lo comemos en nuestra vida física terminamos muriendo. Así como ingerir alimento es algo que dura toda la vida, también nuestra experiencia espiritual lo es. Debemos comer a Cristo todos los días. Mientras más lo comemos, más hambre tendremos de Su Palabra. Que estemos dispuestos a tomar más de Cristo; que Cristo aumente nuestra capacidad para tomarlo, asimilarlo y ser saturados con Su ser.

Para recibir la vida del Señor y experimentarlo Su resurrección, es necesario que los santos colaboremos con el Señor para que Él suelte nuestras ataduras. Él Señor nos pide que nos amemos los unos a los otros como se puede ver en la figura del lavamiento de pies los unos a los otros. Vendrá un momento en que fallaremos en nuestra vida cristiana pero es bueno que se nos recuerde que el Señor nunca abandona a Su pueblo. Hemos de perseverar en la vida de la iglesia. Sólo necesitamos abrirnos a Él y arrepentirnos. Es seguro que nuestro fallo, nuestro arrepentimiento y Su perdón prepararán el camino para que Él se forje más en nosotros y podamos así experimentar a este Cristo como el camino, la realidad y la vida. [Testimonio del disfrute de la hermana Enjoy A. de la reciente conferencia de jóvenes en edad universitaria de la primavera del 2011 en Gales. Read this testimony in English also via, Christ as life meets every man’s need(sharing from the college age conference)]

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El significado verdadero del ayuno es dejar de comer de todo excepto a Cristo y comer al Señor como la Palabra Viviente


¿Qué significa ayunar? Desde luego, existe un significado exterior, real y tangible para AYUNAR, que es no comer durante un espacio de tiempo, privarse de ingerir alimentos e incluso bebida. Es bueno ayunar de vez en cuando, cuando nos lo recuerda el Señor –darlo a Él, y cuando Él nos habla, hacerlo por amor a Él y en consagración, ¡ayunar para el Señor y delante del Señor! Sin embargo, hay un significado más profundo para el término “ayunar”, que tiene que ver con algo interior, aunque también con lo exterior. El significado verdadero para AYUNAR, según la revelación completa de la Biblia, es ¡no comer nada que no sea el Señor Jesús y no probar nada fuera de Él! ¡Todos necesitamos ayunar – dejar de comer todo lo que sea ajeno a Cristo y solamente comer a Jesús como el pan de vida en Su Palabra! ¡Ante Dios es inicuo obrar para Él sin venir a Él y disfrutarlo, comerlo, tocarlo y recibirlo! ¡Dios no desea que el hombre HAGA cosas para Él, sino que vengamos a Él y lo disfrutemos, lo comamos, lo recibamos y lo toquemos!

Comemos tantas cosas que no son Él. Cualquier cosa que nos dé satisfacción es nuestro alimento, en un sentido amplio. Quizás estas cosas que nos satisfacen y que consumimos no son pecaminosas e incorrectas en sí mismas; quizá son cosas que necesitamos en nuestra vida diaria y puede que ni siquiera sean cosas típicamente mundanas. ¡Aún cosas espirituales y bíblicas, o prácticas buenas que seguimos y a las que nos suscribimos, pero que no están llenas del Señor y en las cuales no tenemos contacto con el Señor! ¡Esto puede sonar increíble o imposible, pero un creyente pudiera apartar tiempo para leer la Biblia, asistir a reuniones, tener un avivamiento matutino formal y aún así NO TOCAR AL SEÑOR! Podemos amar la lectura de la Biblia, tener momento de tranquilidad leyendo la Biblia, pero en realidad NO COMER AL SEÑOR. ¡Es posible que esto ocurra! Ahora, ¡no hay nada malo en leer la Biblia, ir a reuniones cristianas, leer el material del avivamiento matutino siguiendo las instrucciones, o algunas de las otras prácticas de vida, pero todas pueden llegar a ser meros actos externos sin que en nuestro interior tengamos ningún contacto con nuestro Señor ni lo experimentemos! Esto necesariamente tiene que ser malo ante los ojos de Dios. ¡Dios no necesita “hacedores” sino “disfrutadores”! ¡Es malo ante Dios hacer cosas para Él sin venir personalmente a Él y contactarlo de verdad, disfrutarlo, tomarlo, aplicarlo, recibirlo y gustar de Él! ¡Aprendamos a tocar al Señor y ser tocados por Él en todo cuanto hacemos! ¡Esto es AYUNAR verdaderamente, que nuestro apetito cambie de desear y probar muchas cosas que no son Cristo a quererlo y disfrutarlo sólo a Él!

Cristo es el alimento verdadero. Él es el pan de vida, el pan viviente, el pan que viene del cielo para que nosotros lo disfrutemos y ¡seamos satisfechos! Cristo es el agua de vida, el agua que satisface nuestra sed (ver Jn 4). Cristo es la comida y la bebida para nosotros al ser la corporificación de la Palabra. ¡Dios quiere ser el alimento del hombre, la bebida del hombre y el único suministro para el hombre! ¡Podemos comerlo al tomar espiritualmente Su Palabra, orando en y con la Palabra, tocando al Señor al entrar en la Palabra e inhalarlo mediante la Palabra! ¡Él no es feliz cuando ingerimos otras cosas para no comerlo a Él! ¡Él quiere que nos volvamos a Él en cada momento y lo comamos! Ya sea que nos sentemos o caminemos, que trabajemos o estudiemos, que estemos tranquilos o hablando, que vayamos a algún sitio o nos quedemos en casa; en todas las situaciones, en todas las cosas, en todo lo que hagamos y cuando no hacemos nada, ¡necesitamos aprender a tocar al Señor y comer al Señor! ¡Necesitamos aprender a abstenernos de probar ninguna otra cosa y a comer al Señor hasta que nuestro gusto por Él reemplace en nosotros cualquier gusto previo! [Disfrute basado en el estudio-vida de Isaías (por el hermano Witness Lee) tal como es citado en la Palabra santa para el avivamiento matutino según el Estudio de cristalización de Isaías (2). Read this portion in English via, the real meaning of fasting is to stop eating any other things than Christ and eat the Lord as the Living Word!].

¡Señor, sálvanos de ser inicuos ante Ti! ¡Cambia nuestro apetito! ¡Que te comamos sólo a Ti! ¡Enséñanos el verdadero significado del ayuno! ¡Muéstranos que cualquier otra fuente es vacía, vana y no satisface nada! ¡Señor Jesús, queremos regresar a Ti como la fuente de la vida! ¡Eres el alimento y la bebida verdaderos! ¡Estás en todo lo que hacemos y decimos! ¡Queremos aprender, Señor, a tocarte y disfrutarte! ¡Queremos desprendernos de nuestro gusto por cualquier cosa que no seas Tú!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Dios dio a Cristo como pacto y como luz a las naciones – ¡podemos disfrutarlo en nuestro espíritu!


¡Por una parte, Cristo es el Mediador y el Ejecutor de un pacto mejor y nuevo, y por otra, Cristo mismo fue dado por Dios a Su pueblo como pacto! Al menos una vez en Isaías Jehová dice que Él ha puesto a Cristo como pacto a Su pueblo – en Isaías 42:6-7, que dice:

6. Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones,
7. Para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas.

¡Dios dio a Cristo como pacto a Su pueblo y como luz a las naciones! Como pacto Cristo nos trae todo lo que Dios es. Toda la plenitud de la Deidad está corporificada en Cristo y Cristo hoy como el Espíritu está disponible para que lo disfrutemos. En el nuevo pacto Dios nos justifica y nos hace justos para que podamos ocupar la posición correcta para tener este disfrute de Dios. ¡Después de ser justificados y después que Cristo llega a ser nuestra justicia, podemos disfrutar todo lo que Cristo es! ¡El amor, la paz, la vida, el gozo, la santidad, la justicia, la paciencia y la tranquilidad son todas nuestras en Cristo como el pacto dado a nosotros por Dios! Dios haría cualquier cosa estando comprometido por un pacto que Él nos hubiera dado. ¡Todo cuanto nos corresponde hacer es abrirnos a Él para disfrutar Sus riquezas, hasta que nosotros como la iglesia, el Cuerpo de Cristo, lleguemos a Ser Su plenitud!

Igualmente, Dios dio a Cristo como la luz de las naciones. Cristo es la luz de la vida; Cristo es la luz verdadera; Cristo es la luz que brilla sobre el mundo e ilumina a cada hombre (Juan 1:4, 9; 8:12; 9:5). Cristo como la luz de la vida nos regenera. Él nos aviva con la vida divina (1P 1:23). Él como la luz nos libera de la autoridad de las tinieblas (la autoridad de Satanás, el reino, la esfera de la muerte) hacia el reino de la vida y la luz (el reino de Dios de vida y luz) (1P 2:9b; Hch 26:18a). ¡Cuando oímos la Palabra de Dios, Cristo como la luz brilla en nosotros y expone (hace visibles) nuestros pecados y carencias; al mismo tiempo, si permanecemos en Su luz, seremos avivados y regenerados por Dios! ¡Esta es la luz que trae la vida y genera vida para que brille en nosotros siempre que vengamos a Dios! Mientras más tiempo estemos expuestos a la luz divina, más luz divina será generada en nosotros y crecerá en nosotros. ¡Así que, Cristo como el pacto es para que el pueblo de Dios obtenga a Dios con todas Sus riquezas como la herencia de ellos, y Cristo como la luz es para que el pueblo de Dios reciba a Dios como vida para que ellos puedan germinar de manera nueva! ¡Disfrutamos a Cristo como nuestra herencia Y Dios nos vivifica y nos hace germinar mediante Su luz para ser hijos de Dios y aquellos que disfrutan a Cristo!

¿Cómo podemos entrar en este disfrute? La clave está en Isaías 42:5, que dice que Dios es el “Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan”. ¡La clave para entrar en el disfrute de todas las riquezas de Cristo y recibir más luz generadora de vida es nuestro espíritu! Para Dios nuestro espíritu es tan importante que Él lo puso al mismo nivel que los cielos y la tierra (también ver Zac 12:1). ¡Dios formó espíritu en el hombre para que el hombre pudiera ser un vaso, un recipiente para recibir a Dios, Quien es el Espíritu como su herencia y su vida! ¡Así como necesitamos un estómago para contener y digerir los alimentos que consumimos, necesitamos un espíritu, que es como un estómago espiritual para recibir las riquezas de Dios corporificadas en Cristo! ¡Al ejercitar nuestro espíritu, disfrutamos a Cristo como la realidad del nuevo pacto y nos hallamos bajo Su brillar, el cual nos trae vida! ¡Aleluya! [Inspirado en el Estudio-vida de Isaías, mensajes 53 y 52, tal como se cita en el Avivamiento matutino del Estudio de cristalización de Isaías (2)] [read this portion in English also via, Christ was given by God as a covenant and as a light to the nationswe can enjoy Him in our spirit!]

¡Te alabamos Señor por nuestro espíritu! ¡Gracias por la clave a nuestra vida cristiana y nuestra vida de iglesia, nuestro espíritu mezclado! ¡Venimos a Ti para disfrutarte como la realidad del nuevo pacto! ¡Gracias, Señor porque podemos disfrutar todo lo que eres y tienes como nuestro pacto! ¡¡Dios es todo lo que necesitamos y es todo nuestro! ¡Señor, que sigamos disfrutándote de muchas maneras y en todas nuestras situaciones! ¡Que nos abramos a Ti y nos volvamos a nuestro espíritu para disfrutarte en todas Tus riquezas! ¡Continúa brillando en nosotros como la luz de vida! ¡Trae más vida a nosotros! ¡Señor, Te amamos tanto!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,