RSS

Archivo de la categoría: El deseo de Su corazón

Estar Abiertos Al Resplandor del Espíritu Siete Veces Intensificado en Nuestro espíritu


The one who experiences the greatest amount of transformation is the one who is fully open to the Lord.

En nuestro estudio del candelero de oro tenemos que prestar especial atención a las siete lámparas (ver Zacarías. 4:2; Apocalipsis 4:5). Estas siete lámparas son los siete Espíritus de Dios (el Espíritu siete veces intensificado) como los ojos de Jehová (ver Zacarías. 4:10), los siete ojos del Cordero ( Apocalipsis 5:6), y los siete ojos de la piedra (Zacarías. 3:9) – para la expresión plena de Dios.

Hoy el Espíritu se ha intensificado siete veces y está con nuestro espíritu como la lámpara resplandeciente en nuestra lámpara para resplandecer en cada parte de nuestro ser interior y así exponernos, juzgarnos, escudriñarnos, purificarnos, limpiarnos, e infundirnos con todo lo que Dios es en nuestro ser para el edificio de Dios.

Por un lado, estas siete lámparas del candelero son los siete ojos del Cordero para buscarnos en la oscuridad y mortandad del mundo y redimirnos, salvarnos y regenerarnos. Por otra parte, las siete lámparas del candelero son los siete ojos de la piedra que infunden e impregnan el elemento de piedra de Dios en nuestro ser haciéndonos útiles para el edificio de Dios.

Por medio de Su redención jurídica (Cristo como el Cordero con siete ojos) y Su salvación orgánica (Cristo como la piedra con siete ojos) Dios está operando como el Espíritu siete veces intensificado para cumplir su economía en nosotros.

Todo lo que tenemos que hacer es estar ABIERTOS- estar abiertos a Su infundir y a Su resplandor en nosotros, para que Él nos pueda transformar y llenarnos de vida para Su edificio!

Las Siete Lámparas son los Siete Ojos para Escudriñar e Infundir

El candelero de oro tiene siete lámparas, y estas siete lámparas son los siete espíritus de Dios. Los siete Espíritus de Dios – el Espíritu siete veces intensificado – también son los ojos de Jehová, del Cordero redentor y de la piedra de edificación.

Los siete ojos del Cordero son para redención (Zacarías 3:9), los siete ojos de la piedra son para el edificio de Dios (Zacarías 4:10), y los siete ojos de Jehová están para la realización de la administración de Dios (Apocalipsis1).

El Espíritu de Dios se ha intensificado siete veces para observar y buscar. Los siete ojos del Señor observan, miran, estudian, buscan, investigan y escudriñan – ellos recorren toda la tierra, y examinan todo nuestro ser. Estos siete ojos lo ven todo: ven dentro de las células, los poros, las venas de nuestro ser, y ven dentro de nuestro corazón, nuestra alma, nuestra voluntad, nuestras emociones, y todo en nosotros. Los ojos de Dios están sobre nosotros – esto significa que Sus siete Espíritus están en nosotros y con nosotros, escudriñándonos y observándonos.

A veces es posible que deseemos que estos ojos tomen un descanso y nos dejen por un pequeño espacio de tiempo, pero en Su misericordia, Dios nos sigue observando, examinando, y ejecutando el juicio de Dios en cualquier cosa que no coincide con Él en nuestro ser – ¡para el cumplimiento de Su mover!

Estar Abiertos a los Siete Ojos, Las Siete Lámparas

En realidad no sabemos lo que hay en nosotros. Creemos que estamos bien. Pero cuando los ojos de Dios están sobre nosotros, cuando los siete Espíritus nos están examinando y ardiendo en nosotros, descubrimos lo sucio, pecaminoso y naturales que somos.

No sabemos cuántas cosas extrañas están enterradas en nuestro ser, y el sinnúmero de incoherentes filosofías y opiniones dentro de nosotros. Necesitamos que los ojos de Dios observen, examinen y juzguen todas estas cosas.

Dondequiera que su luz llega, Dios juzga. Pero no debemos tener miedo de esto. Solo necesitamos estar abiertos a Él. Sólo dígale al Señor,

Señor, haz que yo esté abierto al escudriñar y resplandecer de Tus siete ojos. Señor, juzga en mi cualquier cosa que Tu consideres necesario juzgar. Aclara todo mi ser de todas las cosas que no te agradan a Ti. Señor, solo quiero estar abierto a Ti!

Cuando estamos abiertos a Él de tal manera, Él nos examina, juzga y purifica, y luego se imparte a Sí mismo en nosotros. Después que Él juzga y quema nuestro yo, el hombre natural, el orgullo, la ambición, Él infunde y transfunde las riquezas de Su ser en nosotros.

Su luz es como un láser, un rayo de luz, que quema sólo las cosas naturales y perjudiciales, pulverizándolas y eliminándolas. Sólo necesitamos estar abiertos a Él, permitiéndole que Sus ojos brillen sobre nosotros, y nos examine, abiertos a la luz de Dios, y así recibiremos Su resplandor y Su maravillosa transfusión en nosotros.

Es a través de este resplandecer, examinar, juzgar, e infundir, que Él reemplaza todo lo demás en nuestro ser, transformándonos para Su edificio.

El Espíritu con Nuestro espíritu – la Lámpara Resplandeciendo en Nosotros

Dentro de Nosotros tenemos dos lámparas—el Espíritu de Dios siete veces intensificado dentro de nuestro espíritu (Proverbios. 20:27; Apocalipsis 4:5; 1 Cor. 6:17).

En Proverbios 20:27 vemos que el espíritu del hombre es la lámpara de Jehová – en nosotros, nuestro espíritu humano es la lámpara de Dios. Además, el candelero es una lámpara con los siete Espíritus resplandeciendo radiantemente, siete veces intensificado – nosotros somos un solo espíritu con el Señor (1 Cor. 6:17). Dentro de nosotros en este momento, como cristianos, tenemos dos lámparas – el Espíritu de Dios y nuestro espíritu humano.

Antes que fuésemos regenerados “nuestra lámpara estaba rota”, pero después que nos arrepentimos el espíritu fue restaurado y comenzó a emanar luz ya que el Espíritu siete veces intensificado está en nuestro espíritu. Cuanto más ejercitemos nuestro espíritu, cuanto más oremos y leamos la Palabra de Dios de una manera reverente, habrá más resplandor en nosotros.

Todas nuestras partes internas deben estar abiertas a Su resplandor. A veces el Señor brilla en nosotros a través de Su Espíritu a nuestro espíritu, pero no queremos abrir ciertas áreas de nuestro ser. Podemos seguir leyendo la Biblia, reunirnos con los santos, y pagar el precio de hacer cosas para el Señor de muchas maneras, pero no queremos abrir ciertas partes en nuestro ser interior.

Él desea llegar a cada parte de nuestra mente, emociones, voluntad, conciencia, pensamientos, opiniones, deseos, anhelos, objetivos, decisiones, etcétera, y quiere resplandecer en nosotros, para que Él pueda infundir vida en nosotros para el edificio de Dios.

Este es el proceso de transformación – el proceso de abrirnos al Señor para que en Su resplandor, Él examine, queme, e infunda cada parte de nuestro ser interior. La clave es estar abierto y permanecer en nuestro espíritu.

Si nos abrimos al Señor un poco hoy y un poco más mañana, Él podrá transformarnos e impartir vida a nosotros para hacernos parte del candelero de oro, Su edificio, Su expresión corporativa.

Señor Jesús, nos abrimos a ti en fe en este momento. Señor, llévanos a abrir cada parte interior de nuestro ser a Ti. Señor, abrimos nuestra mente a Ti – entra y resplandece en nuestros conceptos, opiniones, pensamientos, imaginaciones, sueños…. Señor, abrimos nuestras emociones, nuestros deseos, nuestros sentimientos, nuestros gustos y desagrados: resplandece en nosotros! Señor, ¿ Y qué de nuestra voluntad, nuestras decisiones, nuestra terquedad nuestros propósitos y metas? … Entra, Señor, y resplandece como el Espíritu siete veces intensificado con nuestro espíritu a todo nuestro corazón y a todo nuestro ser interior!

Referencias y Lectura Adicional
  • Compartir inspirado del hermano Minoru Chen en este mensaje y en apartes de: Mensajes vida (vol. 2, Mensajes. 68, 70), y, Estudio-vida de Apocalipsis (msg. 33), citado en la Palabra Santa para El Avivamiento Matutino de Cristalización de Daniel y Zacarías, semana 9 (titulado La Visión del Candelero de Oro y los Dos Olivos).
  • Compre este libro de avivamiento matutino en línea vía Living Stream Ministry.
  • Himnos sobre este tema:
    O, purifícanos Señor, hoy; / Lava toda nuestra vida natural. / Habla ahora Tus palabras en nosotros, / y haznos gloriosos. / O, Señor, habla en nosotros hoy.
    Ahora son los siete Espíritus/ Siete lámparas de fuego ardiendo, / No para enseñar, sino para quemar, / Satisfacen el deseo de Dios.
    # Ahora estamos aprendiendo a volvernos a nuestro espíritu, / Ahora estamos aprendiendo a tomar a Cristo como la vida, / Ahora estamos aprendiendo a alimentarnos de Jesús / Y ser libre de toda lucha y contienda.
  • Reconocimiento Fotográfico: ambos vía, Inspiración Ilimitada pagina de Facebook, LPSAM Citas de Daniel y Zacarías álbum.

Este Articulo es una Traducción del Artículo publicado originalmente en Inglés en, Being Open to the Shining of the Sevenfold Intensified Spirit with Our Spirit

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

La Visión de Dios y Su Dominio Universal: Dios está en el Trono Hoy!


Seeing a Vision of God and His Universal Dominion: God is on the Throne Today! [picture credit: OurSomethingBeautiful]

Debido a que Daniel era un siervo fiel del Señor, absoluto para Dios, una persona de oración, y victorioso, esto le confirió la posición para recibir visión tras visión de parte de Dios.

Las visiones que él recibió no eran acerca de cosas pequeñas, sino que eran con respecto a Dios y Su economía, incluyendo las naciones terrenales, el destino de Israel (el pueblo escogido de Dios), e incluso cosas con respecto a la eternidad. Hoy nosotros también tenemos que ver estas visiones, al entrar en el estudio de cristalización del libro de Daniel.

En medio de estas visiones, y a medida que vemos las setenta semanas (Daniel 9), la gran imagen humana (Daniel 2), las cuatro bestias (Daniel 7), el carnero y el macho cabrío, el destino de Israel, etc. – hay una visión que le es revelada a Daniel en el capitulo 7:9-10 algo muy definido que Daniel pudo ver.

Daniel vio que Dios está en el trono, y que Él tiene un dominio universal. Tenemos que ver, al igual que Daniel vio, el dominio universal de Dios. Esto fortalecerá nuestra comprensión de que en medio de todas las cosas que suceden exteriormente, Dios está en el trono, Él es el soberano, y Él está juzgando!

Tenemos que ver que a Cristo, el Hijo del Hombre, le fue dado un reino eterno, y que Él regresará para recibir este reino!

Señor Jesús, quítanos los velos para ver el dominio universal de Dios. Sálvanos de desanimarnos o estar fuera de foco en nuestra visión de lo que está pasando hoy en día. Señor, quítanos los velos, y con claridad revélanos a Dios en el trono en Su justicia, santidad y gloria, y a Cristo como el Hijo del Hombre tomando el reino de parte de Dios! ¡Aleluya, el Dios de los cielos está en el trono! Los cielos Gobiernan!

La Visión de Dios En el Trono Juzgando los Imperios Humanos

Daniel 7:9-10 says,  I watched / Until thrones were set, / And the Ancient of Days sat down. / His clothing was like white snow, / And the hair of His head was like pure wool; / His throne was flames of fire, / Its wheels, burning fire. / A stream of fire issued forth / And came out from before Him. / Thousands of thousands ministered to Him, / And ten thousands of ten thousands stood before Him. / The court of judgment sat, / And the books were opened.

Daniel 7:9-10 dice: “Estuve mirando / hasta que fueron puestos tronos, / Y se sentó el Anciano de Días. / Su ropa era como nieve blanca, / y el cabello de su cabeza como lana pura; / Su trono, llamas de fuego, / las ruedas del mismo, fuego ardiente. / Un río de fuego procedía / Y salía de delante de Él. / Miles de miles le ministraban, / y miríadas de miríadas estaban de pie delante de Él. / El Tribunal estaba sentado, / Y los libros fueron abiertos”.

Estos versículos nos muestran a Dios y su señorío universal. Todo sobre el trono es ardiente, lleno de fuego, lo que significa que Dios es absolutamente justo y completamente santo (Hebreos12:29).

Los cuatro imperios humanos (los cuatro seres vivientes, las cuatro secciones de la gran imagen humana) son juzgados por Dios en este tribunal especial con el trono de Dios como el centro (ver Daniel 7:2-10, 26).

Exteriormente en la historia humana, vemos cómo hay muchas luchas por el poder dentro de los gobiernos y entre los gobiernos humanos, pero Dios es El que está detrás de la escena, administrando toda situación en el mundo entero (Apocalipsis 4:1-3, 10-11). ¡Aleluya, Dios está en el trono, Él gobierna, y Él está en control!

No Debemos ser Negligentes en Cuanto a Estas Visiones, sino Hablando la Verdad en la Biblia

En nuestro estudio con oración del libro de Daniel y al ver y hablar de la aniquilación y la destrucción del gobierno humano, queremos decir estas cosas y afirmarlas de una manera muy cuidadosa.

No somos descuidados acerca de estas cosas, ni tampoco nosotros como creyentes genuinos instigamos a otros en contra de cualquier gobierno humano. La iglesia de hoy no está aquí para subvertir el gobierno humano, o para derribar las naciones, o atacar a cualquier administración en particular.

Seguimos el modelo del Señor Jesús y Sus discípulos al ser ciudadanos que guardan la ley, siguiendo la enseñanza de los apóstoles a ser personas adecuadas, hombres bajo autoridad hoy. Pero también tenemos que ser fiel a la palabra de Dios y a las visiones, profecías y predicciones de la Biblia para hablar de lo que sucederá al final de esta era!

La Biblia muestra claramente que todas las naciones humanas, gobiernos y pueblos serán reducidos a nada! Serán destruidos, se convertirán en nada, y serán como tamo de las eras del verano que serán llevados por el viento!

Cristo vendrá de nuevo y Él desmenuzará el gobierno humano, Él traerá el reino de Dios que llenará toda la tierra! Esto es lo que creemos, y esta es la visión a la luz de lo que vivimos hoy, al final de esta era!

La Visión de Dios y su Dominio Universal

Las cosas de las cuales los periódicos hablan y lo que vemos en las noticias hoy en día es todo tipo de luchas de poder dentro de los gobiernos y entre los gobiernos, como la gente ” toma su turno y tienen su día”, pensando que son todopoderosos y lo pueden hacer todo mientras gobiernan .

Las personas piensan que ellosadministran, controlan y establecen el curso de la humanidad en la tierra. Pero necesitamos ver lo que realmente está sucediendo detrás de la escena. Dios está detrás de la escena, y Él está manejando la situación en el mundo entero.

Hay un trono establecido en los cielos, y los cielos gobiernan. Dios establece reinos, y quita tronos, Él levanta personas y les reduce a nada. (Isaías 40:23)

Con Dios no existe la elección – no importa quién le elija a usted, siempre y cuando Dios le nombre, lo otro no significa nada! Si cualquier líder humano hoy se diera cuenta de esto, podría ver que le sería prudente someterse a Dios.

Da miedo ver a las personas que no tienen temor de Dios, no ven el trono, y no tienen conocimiento de lo que hay en los cielos. Tenemos que ver una visión del trono ardiente, el trono gobernando y controlando todo el universo, el trono gobernando las naciones hoy!

Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo, para ofender Su santidad y justicia. No estamos aquí para juzgar – Dios juzga, y nosotros nos sometemos a Su trono.

Estamos aquí para ser continuamente santificados para ser igual a Él y ser uno con Él cuando Él regrese a desmenuzar el gobierno humano. ¡Aleluya, los cielos gobiernan!

Nota: Lea la continuación de este articulo vía, Cristo como el Hijo del Hombre viene para Recibir un Reino Eterno! 

Señor Jesús, venga Tu reino! Señor, hágase Tu voluntad! Señor, Tu nombre sea santificado! A pesar de que no veamos esto completamente realizado en la tierra hoy, estamos aquí de pie como la iglesia por ello! Haz que nosotros podamos ver que cielos gobiernan. Queremos ser gobernados por la visión del trono de Dios, la administración universal de Dios. ¡Aleluya, los cielos gobiernan! Dios está en control! Satanás ha sido derrotado, el hombre ya no gobernará, sino que Cristo llenará toda la tierra con el reino de Dios! ¡Alabado sea el Señor!

Referencias y Lectura Adicional
  • Compartir inspirado del hablar del hermano Minoru Chen en este mensaje y en apartes del Estudio Vida de Daniel (mensajes. 9-10), como están citados en la Palabra Santa para El Avivamiento Matutino del Estudio de Cristalización de Daniel y Zacarías, semana 5 (titulada, La Visión de Dios y Su Dominio Universal y La Venida del Hijo del Hombre para Recibir un Reino y La Necesidad de que Haya Guerra Espiritual para Traer el Reino de Dios).
  • Compre este libro avivamiento matutino en línea vía Living Stream Ministry.
  • Himnos sobre este tema:
    # Mi Rey pronto volverá otra vez, / El cielo estará lleno de Él; / El universo redimirá / Y allí veremos Su luz.
    El Nombre de Jesus es nuestro estandarte , / Es nuestra victoria; / No confiando en nosotros mismos, / Sino, poderoso Señor, en Ti.
    Señor de todo  siendo, entronado en lo alto, / Tu gloria resplandece de sol a estrella; / Centro y luz de cada esfera, / Mas para cada amoroso corazón cuan cerca.
  • Reconocimiento Fotográfico: el primero vía, “Los Cielos Si gobiernan“, y el segundo vía, Daniel 7:9.

Este Articulo es una Traducción del Artículo publicado originalmente en Inglés en, Seeing a Vision of God and His Universal Dominion: God is on the Throne Today!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

¡La Trinidad Divina ama en gran manera al pecador y labora conjuntamente para traerlo de vuelta a Dios!


El capitulo en la Biblia que mejor ilustra el hecho de que el Dios Triuno alcanza al hombre y lo trae a Sí mismo es Lucas 15. Allí vemos un Pastor que tiene 100 ovejas y una perdida. El deja 99 para encontrar la oveja perdida (Lc 15:4-7). El pastor representa a Cristo, el Hijo de Dios, que nos busca y nos encuentra a nosotros, las ovejas extraviadas. Cristo el Hijo vino en Su humanidad como el Pastor para encontrar al pecador (la oveja perdida) y traerlo de vuelta a casa. La segunda parábola en este capítulo trata de una mujer que tiene 10 monedas y ha perdido una, así que enciende una lámpara y la busca hasta encontrarla (Lc 15:8-10). Esta mujer representa el Espíritu Santo que nos ilumina internamente y nos encuentra, ya sea que estemos dentro de nuestra mente o perdidos en el mundo. ¡El Espíritu Santo nos busca con Su luz hasta encontrarnos! ¡El Espíritu busca al pecador tal como la mujer busca cuidadosamente una moneda perdida hasta encontrarla! La tercera parábola trata de un padre que tiene dos hijos. Uno de ellos pide su parte de la herencia, se la lleva consigo y la malgasta. Finalmente se da cuenta y regresa a la casa de su padre, que lo espera y se alegra de su regreso (Lc 15:11-32). Aquí el padre representa a Dios el Padre que nos recibe a nosotros, hombres caídos, cuando regresamos a Su casa. El padre recibe al pecador que se arrepiente y regresa, así como este hombre recibe a su hijo pródigo.

En este capítulo podemos ver, mediante estas parábolas, la manera en que opera la Trinidad Divina en cuanto a la salvación de los pecadores. Vemos especialmente que la Trinidad Divina ama en gran manera al pecador y labora conjuntamente para traerlo de vuelta a Dios. El amor y el cuidado se ven aquí. El pastor no se rinde hasta que encuentra la oveja perdida; la mujer escudriña cuidadosamente hasta encontrar la moneda perdida y el padre espera ansiosamente por el regreso de su hijo. El amor divino se expresa plenamente en el cuidado tierno del Hijo como el buen Pastor, en la búsqueda minuciosa del Espíritu, que nos trata como su tesoro, y en la recepción cálida del Padre, amoroso. La Trinidad Divina está llena de amor y cuidado para con el hombre caído. El amor divino es el centro de estas parábolas (no lo es la condición caída y lamentable del pecador). ¡Alabamos al Señor porque el Dios Triuno labora para buscar al hombre, encontrarlo, iluminarlo, esperar por él y traerlo de regreso a Dios! ¡Así como Efesios 2:18 dice, ahora tenemos acceso al Padre (que espera que regresemos) mediante Jesucristo (quien nos busca como tierno pastor) en el Espíritu (que escudriña nuestro interior hasta encontrarnos)! ¡Como creyentes en Cristo hemos sido salvados por Dios en Su trinidad! ¡Esto ha sido logrado con mucho amor de parte del Dios Triuno hacia el hombre!

Hemos sido salvos de parte de Dios el Padre (ver 2 Tes 2:13). El Padre es el origen, la fuente de nuestra salvación. Hemos sido salvos en Dios el Hijo, quien es la esfera, el elemento y el medio a través del cual fuimos salvos. Además los creyentes son salvos mediante Dios el Espíritu (Tito 3:5). ¡El Espíritu, como el Dios Triuno que nos alcanza es la aplicación del Dios Triuno a nosotros! ¡Nuestra salvación proviene del Padre, es en el Hijo y mediante el Espíritu! ¡Ahora tenemos pleno acceso al Padre en el Hijo mediante el Espíritu! La Trinidad Divina está envuelta con nuestra salvación y con humanidad, deseando que Dios sea traído al hombre y el hombre sea traído a Dios. ¡Qué maravillosa Salvación tenemos! [Disfrute de La conclusion del Nuevo Testamento (mens. 133, 275) tal como aparece en la reciente Palabra santa para el avivamiento matutinoLa línea central de la Biblia. Read this article in English also via, the entire Divine Trinity treasures the sinner and participates in bringing him back to God!]

¡Qué gran amor es este! ¡Te amamos, oh, Dios Triuno! ¡Gracias por alcanzarnos continuamente en Tu Trinidad Divina para traernos de regreso a Dios! ¡Gracias por buscarnos tiernamente como el Hijo! ¡Gracias por alumbrarnos hasta hallarnos, como el Espíritu! ¡Padre, amamos Tu espera ansiosa por nosotros como la de aquel padre que espera a Su hijo pródigo! ¡Tal como somos, venimos a Ti! ¡Gracias que tenemos acceso al Padre mediante el Hijo y en el Espíritu!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La economía de Dios es hacer al hombre igual que Él en vida y naturaleza pero no en la Deidad


El Dios Triuno tiene un deseo en Su corazón (ver Ef 1:5,9) y para cumplir el deseo de Su corazón Dios estableció una economía (Ef 1:10; 3:9), la economía eterna de Dios. Cada día se escribe y se habla mucho sobre la economía humana, que está colapsando aún cuando muchos luchan por levantarla, pero ¿quién se ocupa de la economía de Dios? El Dios que hizo todas las cosas en el cual todas las cosas subsisten, Aquel que es la fuente de la vida y que está sobre todos, por todos y en todos – ¡Él tiene una economía! ¡Si Dios tiene una economía entonces el hombre debe estar en ella! El deseo del corazón de Dios se relaciona con el hombre y está centrado en el hombre, ya que él es la pieza maestra de Su creación. Me encanta la siguiente definición concisa y apropiada de la economía de Dios, aunque es muy simple:

La economía eterna de Dios es hacer al hombre lo mismo que Él en vida y naturaleza, aunque no en la Deidad, y que Él llegue a ser uno con el hombre y hacer al hombre uno con Él, para tener una expresión extendida y expandida y que todos Sus atributos divinos puedan ser expresados en las virtudes humanas (Witness Lee, Los diez “unos” extremadamente cruciales en la edificación del Cuerpo de Cristo).

¡Si el hombre es complejo, sólo imagine cuánto más compleja es la economía de Dios! En ambos casos el corazón de Dios y el corazón del hombre experimentan una gran necesidad por llevarla a cabo. Dios hizo ciertas cosas y tomó ciertas iniciativas para la realización de esta economía, para poder obtener aquello que se encuentra en Su corazón. Primero, Dios creó todas las cosas y especialmente creó al hombre a Su propia imagen, conforme a Su semejanza, como un vaso para que el hombre lo pudiera contener (Gn 1:26-27). Entonces Dios se hizo hombre a través de la encarnación en la persona de Jesús. Dios como hombre entró a participar de la naturaleza humana (He 2:14). En Cristo, Dios tuvo una vida humana que expresada los atributos divinos mediante las virtudes humanas. Cristo murió de manera todo-inclusiva en la cruz y resucitó para ser engendrado como Primogénito Hijo de Dios, engendrar los muchos hijos de Dios y llegar a ser el Espíritu vivificante (Ro 8:29; He 13:33; 1Co 15:45). Ahora, como Espíritu vivificante, Dios tiene una manera para llevar a cabo Su economía con el hombre y en el hombre. Él se puede impartir en el hombre para regenerar a Su pueblo escogido y hacerlos hijos de Dios, los muchos Dios-hombres (1P 1:3). Estos Dios-hombres forman las iglesias para la edificación de Su Cuerpo, el cual alcanzará Su consumación como la Nueva Jerusalén. La Nueva Jerusalén es la consumación de la obra de Dios en su economía; es la pieza maestra, el tesoro que en realidad es la consumación de todos los tesoros, lo mejor producido por Él. Es una estructura maravillosa. El hombre, como la Nueva Jerusalén y en la Nueva Jerusalén, es hecho completamente Dios en vida y naturaleza, pero nunca en la Deidad, es decir, ha llegado a la suprema identificación con Dios, en Su vida y Su naturaleza, siendo completamente saturado, lleno y constituido de la vida y naturaleza de Dios, en Cristo, sin llegar a ser Dios como Cabeza. Dios, en la Nueva Jerusalén estará plenamente mezclado e incorporado en el hombre.

¡Alabamos al Señor por la economía de Dios! En Su economía Él nos hará lo mismo que Él es en cuanto a Su vida y Su naturaleza. Este es nuestro destino como Hijos de Dios, como creyentes en Cristo y miembros del Cuerpo. ¡Este es un proceso que dura una vida y comienza en nuestra regeneración y continúa con nuestra santificación, transformación, conformación y finalmente en nuestra glorificación! Dios ganará aquello que procura hoy. ¡Él llevará a cabo Su economía, en el hombre! ¡Necesitamos ver la economía de Dios, prestar atención, valorar apropiadamente la economía de Dios y ser regidos por una visión madura y fuerte de la economía de Dios! ¡Estamos aquí en la economía de Dios y para la economía de Dios! [Compartir inspirado en el Avivamiento matutino La línea central de la Biblia; read this portion also in English via, God’s economy is to make man the same as He is in life and in nature but not in the Godhead]

¡Gracias, Señor, por incluirnos en tu economía! ¡Te alabamos por Tu intención y el deseo de Tu corazón! ¡Haznos más como Tú en vida y naturaleza! ¡Constitúyete más en nosotros y transfórmanos más hoy! ¡Señor, concédenos una visión de Tu economía! ¡Queremos ver lo que hay en Tu corazón! ¡Que una clara visión de Tu economía nos rija y dirija nuestro corazón! ¡Sálvanos de ser personas sin visión! ¡Que Tu economía sea bien real para nosotros!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¡Vanidad de vanidades, todo es vanidad y es como perseguir al viento si no somos llenos de Dios, como nuestro contenido!


¡Cuando oramos con la Palabra de Dios, la luz resplandece! La Biblia dice con toda claridad que “toda la Escritura es inspirada por el aliento de Dios”… (2Tim 3:16) –y esto significa que todas las palabras que están en la Biblia son el aliento de Dios que pueden convertirse en vida para nosotros cuando la interiorizamos apropiadamente, es decir, cuando las tomamos (leemos) “con toda oración y petición en el espíritu (Ef 6:17-18). Esta mañana en mi tiempo de oración y lectura para ser avivado, encontré algunos versículo “inusuales” que exponen (descubren, desvelan) la realidad de la vida humana “bajo el sol”, sin Dios (Sal 90:10):

“Los días de nuestra edad son setenta años; Y si en los más robustos son ochenta años, Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, Porque pronto pasan, y volamos”.
Según Eclesiastés 12:8: “Vanidad de vanidades, dijo el Predicador, todo es vanidad”.

El hombre fue creado por Dios para ser lleno de Dios y para que Dios sea el contenido del hombre y su realidad. Sin embargo, hoy todos los hombres han perdido a Dios como su posesión y ¡en un sentido divino, sin Dios no tienen un lugar donde morar! ¡Todas las personas hoy van a la deriva en busca de un hogar – el hombre está vagando porque ha perdido a Dios! ¡Dios es nuestra verdadera morada y nuestra verdadera posesión! ¡Necesitamos ver la verdadera condición del hombre que no tiene a Dios, tal como nos lo revela la Biblia! ¡Cada cual está lleno de tantas cosas que piensa, anhela o persigue, pensando que le traerá paz y satisfacción, pero estas cosas son el contenido equivocado! ¡Cuando venimos a la Palabra de Dios y oramos con ella; cuando Su luz resplandece en nosotros somos expuestos a la luz, mostrados exactamente cómo somos y somos vaciados de cualquier otra cosa!

La verdadera condición de toda la vida humana en la tierra, sin Dios, puede ser resumida en una palabra, VANIDAD. El rey Salomón tuvo todo cuanto quería, incluyendo sabiduría, riquezas, etc – pero cuando analizó y consideró cuidadosamente la vida humana y la existencia del hombre, concluyó que todo es vanidad de vanidades (Ec 1:2-11). Todas las cosas en la vida humana son vanidad – son como perseguir sombras o ir tras el viento. La vida humana en sí misma es breve, efímera, corta y llena de trabajo y penas. Los más fuertes entre nosotros duran hasta 80-90 años, pero la mayoría terminan su viaje en los 70. ¡Si alguien vive en la tierra, aún hasta los 90 y vive sin Dios estará lleno sólo de trabajo y dolor – y los años se le pasarán volando!

¿Por qué es así? ¿Por qué todo es vanidad en la vida humana? Pues simplemente porque el hombre fue creado para Dios. Lo que verdaderamente puede satisfacer al hombre; lo que verdaderamente puede darle paz al hombre y verdaderamente puede constituir placer para hombre es Dios mismo. Dios es la bendición del hombre, el bien para el hombre – pero el hombre ha abandonado a Dios y se ha perdido. Ahora todos los hombres tratan de llenar su necesidad buscando placer y satisfacción en cosas, reconocimiento, acumulación, relaciones y mediante actividad, etc – ¡todo esto está vacío (e incluso peor), estas cosas y asuntos nos mantienen atados! Como el hombre no tiene a Dios como el significado y el centro de su vida, está continuamente luchando para obtener disfrute. El resultado de esta lucha es que cae en toda clase de ataduras – ¡toda la búsqueda que el hombre realiza por placer y satisfacción fuera de Dios, se convierte en atadura para el hombre! ¡Inclusive su propia familia y sus parientes pueden llegar a ser ataduras para el hombre! ¡Hasta las cosas (o situaciones) necesarias y positivas pueden esclavizarnos! ¡Si nuestro ser interior está ocupado con personas o cosas, el Señor no tiene lugar en nosotros! ¡Cuando Cristo entra y llena nuestro corazón; cuando disfrutamos al Señor en Su Palabra en nuestro tiempo personal con Él o en las reuniones (junto a otros), nuestro corazón se llena de Dios y experimentamos el verdadero significado de la vida humana! ¡El verdadero disfrute, la verdadera satisfacción y bendición (para todos nosotros) es Dios mismo cuando somos llenos de Él! El hombre realmente fue hecho para contener a Dios y ser lleno de Dios – ¡cualquier otra empresa que emprendamos o cualquier otra búsqueda que realicemos para ser llenos de cualquier otra cosa que nos dé satisfacción, se convierte finalmente en una atadura y en muerte! ¡Hoy el Señor quiere que seamos llenos de Él! ¡Él quiere más espacio en nuestro corazón (a los que lo hemos recibido ya) y entrar en nuestro corazón (a los que no lo han recibido) para llenarlo consigo mismo, para ocupar nuestro ser más plenamente y que seamos saturados! ¡Venir al Señor! ¡Abríos a Él para ser llenos con Él! ¡Y de este modo ser llenos de toda realidad, paz real, verdadera satisfacción y significado! [Disfrute del libro El jubileo del hermano Witness Lee, tal como se cita en La palabra santa para el avivamiento matutino sobre el Estudio de cristalización de Isaías (2); read this portion in English also via, vanity of vanity, all is vanity and chasing after the wind if we’re not filled with God as our content!]

¡Continúa exponiendo la vanidad de la vida humana sin Ti, Señor, y sálvanos de vivir apartados de ti! ¡Eres el verdadero significado de la vida humana y deseamos ser llenos del Dios Triuno ahora mismo! ¡Llénanos, querido Señor Jesús! ¡Sin Ti la vida es vana y es como perseguir al viento! ¡Sólo Dios como nuestro contenido puede satisfacernos, llenarnos y bendecirnos! ¡Sálvanos de una existencia sin significado! ¡Gana más terreno en nuestros corazones y el espacio que aún no esté lleno de Ti! ¡Nos abrimos a Ti tanto como podemos – ven, querido Señor y llénanos hoy!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¡Nuestra transgresión más nuestro arrepentimiento junto al perdón de Dios trae como resultado algo para la edificación!


Esta mañana el Señor me refrescó el versículo en Mat 1:6 en la genealogía del Señor Jesús,

E Isaí engendró a David, el rey. Y David engendró a Salomón de la que había sido mujer de Urías.

Y yo disfruté la primera parte de la nota 3 de este versículo. En la palabra “Salomón”,

cuando David cometió asesinato y adulterio, él fue reprendido por el profeta Natán, a quien Dios envió específicamente para condenarlo (2Sam 12:1-12). Al ser condenado, David se arrepiente. En el Salmo 51 se recoge su arrepentimiento. Luego Dios lo perdona (2Sam 12:13). Entonces engendró a Salomón (2Sam 12:24). Por lo tanto, Salomón es el resultado de la transgresión del hombre, con su arrepentimiento además del perdón de Dios.

David fue un hombre según el corazón de Dios y él conocía a Dios y a su corazón, pero también cometió un error muy grande al cometer adulterio y asesinato para obtener a Betsabé, la que fue mujer de Urías. Dios reprendió a David, él se arrepintió – Dios lo perdonó, pero aún así lo castigó (su primer hijo murió). Finalmente nació Salomón de “la que había sido mujer de Urías” – Salomón fue el producto de un matrimonio especial entre la transgresión de David, más su arrepentimiento junto al perdón de Dios. Él vino como resultado de una trasgresión muy grave cometida por el rey David, que incluyó adulterio y homicidio. Sí, David fue perdonado por Dios – pero fue castigado gubernamentalmente y fue entonces que David hizo la oración que se encuentra en Sal 51:17-18, donde dice:

17. Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.
18. Haz bien con tu benevolencia a Sion; Edifica los muros de Jerusalén.

Hay una conexión entre la oración de David y la casa de Dios. Si somos una de esas personas justas en sí mismas, que nunca ha cometido un error grande que haga que los hermanos y hermanos muestren desaprobación por nosotros, entonces podríamos seguir siendo los mismos “justos en sí mismos” de siempre, completamente incapaces de ser edificados con otros porque sólo “los justos” pueden alcanzar su nivel. Dios tiene un tratamiento especial para algunos en esta situación, una misericordia especial, que no es una cosa CUALQUIERA, sino algo específico que Dios algunas veces permite – como un error grande que cometamos, que ni siquiera nosotros mismos sabemos cómo pudo haber ocurrido o por qué. Cuando este tipo de error es cometido y volvemos nuestro corazón al Señor buscando Su perdón y el don del arrepentimiento es dado a nosotros en la penetrante luz del Señor, no hay “arrepentimiento superficial” – sino ¡un espíritu quebrantado, un corazón contrito y humillado delante del Señor! Mediante una experiencia así, aquello que nos impidió ser edificados, es destrozado, quebrado, roto en pedazos – y Cristo como el Salomón verdadero se forma en nosotros. Cuando conocemos personas que tienen este tipo de espíritu y no mera palabrería, nos damos cuenta que no somos medidos y juzgados por el hombre sino que estamos DEBAJO de todas las cosas y de todos, dispuestos a ser esclavos de todos si es necesario. ¡El Señor se complace en morar con este tipo de persona que un espíritu como éste!

Esta es la misericordia de Dios en nosotros – Él nos toca, nos quebranta, incluso permite que cometamos errores, entonces nos preguntamos perplejos: – ¿cómo pudo haber pasado eso? ¡Pero pasó! ¡Ahora nuestro corazón está contrito, nuestro espíritu está quebrantado y hemos de saber que ciertamente a Dios le encanta venir y morar con nosotros! Él no se complace en morar con los que permanecen intactos, sin transformación, los orgullosos o los justos en sí mismos… En Su arreglo soberano, Él permite que pasen cosas y que cometamos errores para que podamos ser tocados por Él en lo más profundo de nuestros ser. Algunos de nosotros somos muy fuertes y Él tiene que hacerlo. Él no HACE que fallemos, pero PERMITE que nos ocurra; luego Él viene con misericordia, gracia, dulzura y perdón y ¡nosotros experimentamos arrepentimiento como respuesta a Su presencia! ¡La ternura de Dios nos conduce al arrepentimiento! Aunque se trata de un error, un fallo, cuando éste es seguido por un auténtico arrepentimiento causado por la luz divina Y Dios nos concede Su perdón, en lugar de quebrantarnos de la manera inapropiada, llegando a estar amargados – algo se forma dentro de nosotros, lo cual es bueno para la edificación del Cuerpo de Cristo. ¡Cristo, como el Salomón verdadero y actual, se forma en nosotros! Por este proceso llega a haber algo en nosotros que es para la edificación del Cuerpo de Cristo. En cierto sentido es extraño que nuestros errores, más nuestro arrepentimiento, junto al perdón de Dios – ¡producen algo en nosotros que edifica el Cuerpo! [Inspirado en el mensaje 11 del Estudio de cristalización de Isaías (2). Read this portion in English also via, our transgression plus our repentance joining God’s forgiveness issues in something for the building!]

¡Señor, ten misericordia de nosotros! ¡Que no pase el tiempo y sigamos siendo los mismos! ¡Que no seamos creyentes justos en sí mismos! ¿Señor, no oramos por que vengan errores y fracasos – oramos que por Tu misericordia algo sea producido en nosotros para la edificación de Tu Cuerpo! ¡Que Tu mano permanezca con nosotros, Señor y que avancemos en Ti! ¡Que tengas una manera, querido Señor! ¡Guíanos al arrepentimiento y fabrica un corazón puro en nosotros! ¡Nos entregamos a Ti para la edificación de Tu Cuerpo –gana más en nosotros de esta manera! ¡Gana en nosotros lo que deseas ganar!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Estamos llegando a ser la casa de Su Gloria al recibir Su impartición diaria en Su Palabara


¡Qué maravilloso – Dios está glorificado en Su iglesia, y la iglesia es la casa de Su gloria! ¡Al estar en nosotros como el Espíritu y la palabra, Cristo es nuestra gloria, nuestra verdadera belleza y esplendor! ¡Cuando entramos en la Palabra de Dios, según dice Ef 5:26-27, estamos siendo purificados, limpiados y lavados para llegar a ser gloriosos! ¡La Palabra de Dios es una Palabra glorificadora – que elimina las manchas y las arrugas – para que nosotros, como la iglesia, seamos santos y sin defecto! ¡Mientras más permanezcamos abiertos al Señor para que Él se imparta de manera continua en nosotros – más será Cristo vida y todo para nosotros por Su impartir a/en nosotros – entonces más gloriosos, embellecidos y lozanos seremos! En realidad Cristo se convierte en nuestra gloria y nuestra belleza – nuestra gloria y nuestra belleza son exactamente Él viviendo en nosotros. Al tener en nuestro interior a Cristo como vida, nosotros somos la gloria de Dios y Su belleza – ¡Dios llega a ser nuestra gloria para que nosotros lleguemos a ser la gloria de Dios! ¡De esta manera, Dios y Su pueblo escogido son glorificados mutuamente! Esto es lo que dice en Isaías 60:21:

Y tu pueblo, todos ellos serán justos, para siempre heredarán la tierra; renuevos de mi plantío, obra de mis manos, para glorificarme.

¡Esto es el Cuerpo de Cristo hoy – en la constitución corporativa del Cuerpo de Cristo (el cual se compone de millones de miembros edificados juntos y funcionando en armonía) hay mucha gloria, excelencia, belleza y virtud! Sólo imaginemos lo siguiente: Millones de miembros del Cuerpo de Cristo – millones de creyentes juntamente edificados – han sido juntamente constituidos y estructurados hasta llegar efectivamente a ser miembros los unos de los otros. ¡En la unicidad y la edificación del Cuerpo orgánico de Cristo radica la gloria y la belleza; la excelencia y las virtudes! ¡Dios es glorificado en el Cuerpo de Cristo y mediante el Cuerpo – aquí los santos sirven en armonía, con humildad, aunque nunca en/con el yo, y esto es pura belleza! ¡Esto es lo que el Señor procura – un Cuerpo edificado, una Novia preparada, sin mancha, en la cual hay GLORIA y BELLEZA! ¡Hoy cuando leemos la Palabra y oramos la Palabra con un espíritu abierto somos glorificados para ser la Casa de Su gloria (Is 60:7) y la expresión corporativa del Dios Triuno en unicidad, como la iglesia que somos!

¡Aleluya, nuestro destino es llegar a ser la Nueva Jerusalén, la expresión gloriosa del Dios Triuno – lo más bello del universo! Por supuesto, nuestra belleza no proviene de nosotros mismos; no es nuestro estilo de vida o nuestro comportamiento – ¡la belleza de la Novia es el reflejo, la imagen del Novio! Nosotros simplemente recibimos la impartición del Dios Triuno en nosotros cada día cuando entramos en Su Palabra y Su mismo elemento se deposita en nosotros. ¡Entonces Su elemento en nosotros nos hace gloriosos y bellos! ¡Nuestra gloria NO es nuestros modales, tampoco nuestra belleza propia – nuestra única gloria, nuestra verdadera belleza consiste en reflejar a Cristo como espejos, es el resplandor de Cristo desde nuestro interior! Esto es lo que a todos les encanta ver y lo que Dios quiere – lo que Dios quiere y Cristo valora en la iglesia es – ¡la expresión de Cristo en un grupo de personas edificadas! ¡Nada menos que esto satisfará Su estándar o logrará Su complacencia! ¡No queremos nada menos que esto y no deseamos nada que no sea esto! [Inspirado por el Estudio-vida de Isaías y el Estudio-vida de Efesios, tal como se citan en la Palabra santa para el avivamiento matutino sobre el Estudio de cristalización de Isaías (2). Read this portion in English also via, we are becoming the house of His beauty by receiving His daily dispensing in His Word]

¡Señor, gana aquello que quieres en nosotros! ¡Que estemos abiertos a tu impartición cada día! ¡Queremos entrar en tu Palabra de manera periódica y diligente! ¡Purifícanos y lávanos en Tu Palabra! ¡Purifica nuestro hombre interior! ¡Señor, agrega Tu elemento a nosotros y que te sea posible vivir en nosotros y expresarte a través de nosotros! ¡Oh, Señor, cómo anhelamos vivirte como la realidad del Cuerpo de Cristo! ¡Gana una Novia bella para Tu satisfacción! ¡Glorifícanos, embellécenos, Señor, como la casa de Tu gloria y Tu belleza para que seas glorificado Tú! ¡Purifica la iglesia y santifícala por el lavamiento del agua en la Palabra!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,